BBVA se aleja de los 900.000 a pesar del re­bote de la co­ti­za­ción en 2019

La banca afronta el reto de frenar la sangría continua del número de accionistas

El sector ha per­dido casi el 3% de su base ac­cio­na­rial res­pecto a los má­ximos de hace un año

Carlos Torres
Carlos Torres, Pte. BBVA.

Respecto al 30 de ju­nio, el grueso de los bancos es­pañoles ha vuelto a perder ac­cio­nistas en el tercer tri­mestre de 2019. Se ha sal­vado de la quema Bankinter, el que menos tiene y el que con mucha di­fe­rencia está ca­peando mejor la san­gría que sufre el sector desde hace mu­chos tri­mes­tres. Los ré­cords con­ti­nuos del Banco Santander gra­cias a la Cuenta 1,2,3, ha­bían ma­qui­llado hasta hace un año una realidad que ahora se pre­senta dura y preo­cu­pante.

Las cifras de los nueve primeros meses del año dicen que el número de accionistas de los bancos del Ibex 35 ha caído ya por debajo de los 6 millones, hasta los 5,96 millones exactamente. Es decir, casi un 3% por debajo respecto a cuando terminó el mes de septiembre de 2018. Entonces, la cifra marcaba récords históricos en los 6,14 millones, de los que más de dos tercios correspondían a Banco Santander. El resto del sector acompañaba a duras penas.

Hasta el tercer trimestre del año pasado el número de accionistas de la banca iba a doble velocidad, dentro de una situación bastante fictitica. La Cuenta 1,2,3 del Santander regalaba acciones, lo que hacía subir el saldo de accionistas con un sólo título del banco a toda velocidad. Pero desde que Santander empezó a limitar el atractivo de la cuenta (a partir de 2020 dejará de ser remunerada) la caída ha sido continua. Santander ha perdido más de 165.000 accionistas en un año y, previsiblemente, lo seguirá haciendo a corto plazo.

Una caída desde niveles récord tan fácil de explicar como lo fue la subida anterior. Muy distinta a la que sufre el otro gran banco español, BBVA. La entidad ha perdido un 0,3% de sus accionistas en el segundo trimestre. Y un 1,3% en los últimos doce meses hasta los 884.412 a pesar de que la acción del banco que preside Carlos Torres es la que mejor se comporta en bolsa este año. Muy lejos queda la cota del millón de accionistas que sumaba la entidad al cierre del ejercicio 2012.

BBVA, desgaste reputacional

El banco esta sufriendo un importante desgaste reputacional por los supuestos espionajes encargados al comisario José Manuel Villarejo. Tras varios retrasos, la citación del banco en la Audiencia Nacional está pendiente de la fijación de una nueva fecha. Además de Santander, Bankia también pierde más accionistas que BBVA en los últimos meses. En el caso del banco nacionalizado, impacta el interminable proceso de devolución de las pérdidas generadas por la salida a bolsa del banco en 2011.

En general, todo el sector financiero español afronta el reto de frenar la caída del número de accionistas, especialmente de los particulares. "Son el mejor termómetro del estado de salud de una empresa cotizada. Los invesores de a pie han salido de los bancos en los últimos trimestres, ahuyentados por la enorme volatilidad de las cotizaciones y la sensación general de vértigo. Por momentos, los bancos se han comportado en bolsa como auténticos chicharros", señalan en un 'broker' nacional.

La nueva advertencia del Banco Central Europeo (BCE) sobre la posibilidad de que la banca se vea abocada a limitar la remuneración al accionista no ayuda a deshacer el nudo. Hace tiempo que el mercado ha empezado a descontar que los bancos tendrán que reducir el dividendo ante la persistencia de los tipos de interés cero y la erosión continua de los márgenes. Con estas cartas sobre la mesa, muchos inversores han decidido rotar sus carteras hacia las 'utilities' o las socimi, con dividendos más estables y previsibles.

Por debajo de seis millones

De nuevo por debajo de los 6 millones de accionistas, la banca se enfrenta a la necesidad de recuperar la confianza de los inversores. Los expertos creen que será muy difícil que a corto plazo puedan aumentar la base accionarial. "El mercado percibe que van a seguir sufriendo y algunas entidades aún no han rebajado las estimaciones de sus planes estratégicos basadas en un escenario de tipos de interés totalmente distinto. Los particulares no volverán hasta que no tengan claras las nuevas hojas de ruta de los bancos", señalan fuentes bursátiles.

Artículos relacionados