BOLSA

MásMóvil, altas presiones

Las es­pe­cu­la­ciones pe­rio­dís­ticas sobre la po­sible compra o fu­sión con Vodafone España han dis­pa­rado la co­ti­za­ción de MásMóvil a lo largo de este mes de oc­tu­bre. La ope­ra­dora ha des­men­tido esta po­si­bi­lidad por ac­tiva y por pa­siva, pero apenas ha ajus­tado una ter­cera parte de la subida pro­vo­cada por la ru­mo­ro­lo­gía.

Incluso con la corrección, ha sido uno de los mejores valores del selectivo en el mes de octubre con una revalorización cercana al 10% que le ha devuelto, aunque por escaso margen, a terreno positivo en el conjunto del año. Una recuperación que tiene que ver bastante con la ruptura al alza de importantes resistencias técnicas. Pero sería injusto apuntar toda esta mejoría tan solo a los rumores sobre movimiento corporativos.

En el mercado se sigue también con atención los esfuerzos del equipo directivo por sanear su situación financiera. En este sentido, el grupo estaría cerca de cerrar un acuerdo con BNP, Goldman Sachs y JP Morgan para reestructurar su deuda con el fin de rebajar el tipo de interés del megapréstamo sindicado por 1.450 millones de euros.

Tras mejorar sus previsiones gracias el importante acuerdo sellado con Orange para compartir sus redes de 5G, MásMóvil espera conseguir una rebaja de los intereses de dicho préstamo firmado en mayo del orden de 50 o 60 puntos básicos, con lo cual conseguiría reducir su coste financiero en cerca de 10 millones de euros.

Unas expectativas confirmadas en los resultados del tercer trimestre, mejores de lo esperado a nivel operativo, aunque el beneficio neto se ha visto lastrado, (ha caído un 21%, hasta los 84 millones de euros) por el impacto de la compra de bonos de Providence que no implica salida de caja. Al tiempo ha reducido su deuda neta en el tercer trimestre respecto al segundo por encima de lo previsto, lo que puede ayudar en las negociaciones para la firma de la reconversión del préstamo.

La firma de este acuerdo, de confirmarse, supondría una fuerte dosis de confianza para la cotización de la operadora a la hora de consolidar los niveles técnicos recuperados en este último movimiento. Si no logra aguantar la presión en torno a los 20 euros por acción podría sufrir una fuerte recaída hasta los 18 euros Niveles en los que se ha estado moviendo a lo largo del verano.

En cualquier caso, los expertos aseguran que las correcciones de los últimos días de cerca del 7% tras presentar sus cuentas, no parecen demasiado preocupantes y pueden ser una buena oportunidad de entrada, poniendo en valor la gran proyección de la operadora y su capacidad para generar caja. Más pronto que tarde, aseguran, MásMóvil estará en disposición de atacar sus máximos en cerca de 26 euros de marzo de 2018. Los expertos de Renta 4 van más allá con un precio objetivo en 31,5 euros por acción, lo que justifica su recomendación de sobreponderar.

Artículos relacionados