BOLSA

Eurona, frágil conexión

La co­mu­ni­ca­ción es esen­cial en un mundo hi­per­co­nec­tado, pero la tec­no­logía te­rrestre no puede llegar a todas par­tes. Eso deja un im­por­tante hueco a las tec­no­lo­gías de co­ne­xión vía sa­té­lite, cuyo sector está cre­ciendo a pasos de gi­gante ante la cre­ciente de­manda de ser­vi­cios en lu­gares re­cón­ditos o inac­ce­si­bles.

Un espacio que quiere ocupar una pequeña compañía española cotizada en el MAB. Se trata de Eurona Telecom, una empresa de servicios de banda ancha vía satélite que ofrece conectividad en zona con una deficiente o nula cobertura. Un buen ejemplo de ello es la alianza, recientemente renovada hasta 2021, con la Naviera Armas para dar conexión de banda ancha por satélite a una flota de nueve ferries por más de medio millón de euros.

La renovación de este contrato permite a la compañía de telecomunicaciones reforzar su división de grandes cuentas. División que viene experimentando un crecimiento anual del 40% convirtiéndose en una de las áreas más estratégicas del grupo al representar casi un 5% del negocio, del cual en torno un tercio proviene del sector marítimo.

Esta alianza con la naviera canaria consolida también su posición como operador de alta conectividad y servicios a bordo, al sumarse a los contratos que mantiene Eurona con otras navieras de referencia en España. En la actualidad, la compañía ofrece servicios de conexión a una veintena de buques.

Precisamente, esta estrategia se enmarca dentro del plan de negocio de Eurona cuyo objetivo pasa por impulsar su expansión en el sector marítimo, un nicho en el que ya conecta con tecnología satélite a todo tipo de embarcaciones como ferris de pasajeros, buques mercantes, yates y pesqueros. Un negocio con un inmenso potencial, pues para la próxima década, se espera que todas las embarcaciones de más de 24 metros, cuenten con un sistema de comunicación satélite.

Para ello, cuenta con una conectividad satélite de última generación en banda Ka con frecuencias, calidades y velocidades de transmisión mucho más altas que las que proporcionan otras tecnologías a un precio competitivo.

Pese a su potencial, entre los operadores preocupa el plan de reestructuración puesto en marcha para garantizar su estabilidad financiera. Este plan implica el aumento de la deuda, así como la desinversión en activos no estratégicos -que pueden adelgazar su contabilidad, pero dejando al tiempo la puerta abierta a nuevas ampliaciones de capital. No obstante, el grupo confía en que esta reconversión financiera le ayude a impulsar su rentabilidad operativa y alcanzar un crecimiento sostenible y sostenido.

Algo que de momento no acaba de convencer de todo a los mercados. La cotización del Eurona acumula una caída en el año del 60% que le ha llevado a moverse en zona de mínimos históricos en torno a los 0,25 euros por acción. Una acción, por tanto, peligrosa para los pequeños, pero muy interesante para aquellos especuladores que buscan empresas posicionadas en actividades de negocio con alto potencial.

Artículos relacionados