MONITOR DE LATINOAMÉRICA

FCC queda como única es­pañola en liza por el con­trato del Metro de Bogotá

Colombia invita a España a aumentar su presencia empresarial

Ministro Restrepo: “Mi país quiere ser el primer des­tino de in­ver­sión en Latam”

José Manuel Restrepo, Colombia.
José Manuel Restrepo, Colombia.

En medio de la in­quietud por los nu­ba­rrones para el pro­ceso de paz y nor­ma­li­za­ción sur­gidos por el anuncio del ex nú­mero dos de las an­ti­guas FARC, Iván Márquez, de la reac­ti­va­ción de la lucha sub­ver­siva, el Gobierno co­lom­biano man­tiene su im­pulso a la eco­no­mía. Y as­pira a hacer del país el prin­cipal des­tino in­versor del área. Así lo dijo en Madrid la se­mana pa­sada el ti­tular de Comercio, Industria y Turismo, José Manuel Restrepo.

El ministro destacó el impulso del presidente Duque a la iniciativa privada, llamó a avivar la inversión y el desarrollo empresarial para reducir la pobreza y crear empleo y animó a las firmas españolas a aumentar su ya potente y “creciente” presencia.

Restrepo participó en Madrid en varios encuentros y eventos, entre ellos el III Congreso Empresarial Iberoamericano CEAPI, el Foro América y un almuerzo con empresarios en CEOE. “Colombia quiere convertirse en el primer destino de la inversión extranjera” en Latam, reiteró el ministro durante su estancia en España.

En todos estos foros, Restrepo invitó a las compañías españolas a participar en los grandes proyectos en curso y a aumentar su presencia en todos los sectores, notablemente en infraestructura, agroindustria, turismo, renovables y TIC. España es ya el segundo inversor en Colombia tras EEUU.

El ministro, que calificó a España de socio estratégico y “motor protagonista” en el desarrollo económico de un país que “ha pasado ya la página de su historia” relativa al conflicto armado con las FARC, destacó el potencial de Colombia en agroindustria y reconoció la importante participación de las firmas españolas en los sectores clave de infraestructuras y TIC. “Colombia precisa desarrollar sus redes vial, fluvial y portuaria”, insistió Restrepo, que pidió especialmente a los empresarios aprovechar los planes en renovables y turismo, segmento este último en el que subrayó la experiencia de las compañías españolas. Bogotá quiere convertir “en el nuevo petróleo” una actividad turística que aporta ya más del 6% del PIB y que creció el 14% en 2018. “Es terreno de oportunidad para las hoteleras españolas”, a las que Restrepo alentó a concretar más proyectos.

También animó a las pujantes firmas de renovables a participar más en los proyectos de ‘energía limpia’. Es un área en la que Bogotá llevará a cabo a fin de año una gran licitación para cambiar la matriz energética, con la meta de que en 2030 el 50% de la energía tenga origen renovable no convencional. En CEOE y ante los máximos representantes de las principales empresas españolas con inversiones en Colombia, el ministro destacó que España representa ya el 14% de la IED en su país, mientras que la patronal española subrayó la importancia del Acuerdo Plurianual UE-Colombia, la pertenencia del país a la Alianza del Pacífico y la adhesión de Bogotá a la OCDE como factores que apoyan la inversión. España y Colombia ultiman, además, un nuevo Acuerdo de Protección y Promoción Recíproca de Inversiones (APPRI).

Ante los empresarios españoles, el ministro detalló algunas de las acciones que el Gobierno Duque implementa para facilitar la llegada de inversión foránea y dinamizar la iniciativa privada, ruta que pasa por relanzar el crecimiento económico y el desarrollo empresarial. Entre ellas, una Ley de Financiación que elimina trabas burocráticas, trámites innecesarios y la “tributación absurda”; la rebaja de la fiscalidad e “incentivos reales en sectores concretos”, incluido el de industrias creativas, bautizado por Duque como ‘industria naranja’ (cultura, música, teatro, diseño, gastronomía, joyería...).

Asimismo, Restrepo enfatizó los planes para incrementar la interacción público-privada; la facilitación de ‘megainversiones’ (superiores a 300 millones de dólares) con una tasa de tributación reducida; el impulso a un ecosistema de emprendimiento “que haga fácil la vida al empresario” y la creación de un “fondo de fondos”, un Fondo de Capital Riesgo que recoja recursos que llegan a la banca de inversión para trasladarlos a los emprendedores y una mejora de la legalidad con una redoblada lucha gubernamental contra la corrupción.

Colombia se ha convertido en los últimos 15 años en uno de los principales mercados para la inversión española en Latam, si bien las grandes empresas iniciaron allí su andadura en los años 90. En el país están hoy implantadas más de 560 empresas españolas, desde grandes como Telefónica, Repsol, Sacyr, Acciona, ACS, Ferrovial, FCC, BBVA, Mapfre, Naturgy, OHL, Indra, Inditex, Enel-Endesa, NH, Hotusa y Meliá a un cada vez un mayor número de pymes. En 2018 España invirtió más de 1.445 millones de dólares en Colombia, solo por detrás de EEUU (2.483 millones) y por delante del Reino Unido.

Compañías españolas han competido y compiten por el más emblemático proyecto de infraestructura del país, la Línea 1 el metro de Bogotá (4.400 millones de euros), si bien ya sólo queda en liza FCC, líder de un consorcio en el que se incluyen las mexicanas Carso y Promotora de Desarrollo de América Latina y que disputa el contrato al consorcio chino Transmimetro, después de que otros tres grupos se retiraran en la fase final de la licitación, entre ellos los encabezados por Sacyr-CAF y Acciona.

Previamente, había desistido OHL. Sacyr, pese a abandonar este proyecto, sigue aportando en firme por el país, donde acaba de entrar en la asociación público-privada para construir y operar el metro ligero de Barranquilla, por un monto de más de 500 millones de euros.

Artículos relacionados