BOLSA

CAF, impulso eléctrico

Los bol­sistas no le quitan ojo a CAF tras la con­ca­te­na­ción de nuevos con­tratos lo­grados en estos días que viene a re­forzar aún más su car­tera de pe­di­dos. Entre ellos des­taca la ad­ju­di­ca­ción para el su­mi­nistro de hasta 50 tran­vías en el Reino Unido.

En concreto, West Midlands Combined Authority, la empresa que gestiona el transporte y desarrollo económico de la ciudad británica de Birmingham ha elegido a CAF para la entrega de 21 tranvías con la opción de 29 unidades adicionales, por un importe global que podría alcanzar los 90 millones de euros. El acuerdo incluye los servicios de soporte técnico y suministro de repuestos durante 30 años.

Los tranvías de la gama Urbos circularán con una velocidad de hasta 70 kilómetros por hora, y cuentan con una solución de almacenamiento de energía a bordo con el fin de eliminar la necesidad de la instalación de equipos de electrificación aéreos y proteger así zonas arquitectónicas sensibles. La inauguración de la extensión a Centenary Square se celebrará en 2020 y será la primera línea comercial de tranvía de Reino Unido que funcionará sin catenaria.

Al tiempo, Solaris, filial de CAF, se ha adjudicado otros dos importantes contratos para la entrega autobuses eléctricos a las ciudades de Venecia y Bilbao. El acuerdo con la ciudad italiana supone la entrega para finales de 2020 de 30 unidades al operador de transporte ACTV SPA Venezia. El importe del contrato, que incluye el suministro de infraestructura para la recarga de las baterías, se eleva a 20 millones de euros.

La compañía ha cerrado además la venta a Alsa Group de dos autobuses del mismo modelo de autobús eléctrico, Urbino, así como de dos estaciones de carga, para la ciudad española de Bilbao.

Contrataciones que vendrá a reforzar la cifra récord de pedidos alcanzada por CAF en el primer semestre del año tras superar los 8.500 millones de euros. Una cifra impresionante que se han visto empañadas por la multa impuesta en ese período por las autoridades de competencia de Brasil por integrarse, supuestamente, con otras compañías para formar un cártel con el fin de ganar licitaciones en el país.

Una multa recurrida, pero que de momento le ha obligado a provisionar 38,5 millones de euros, enturbiando sus cuentas semestrales. Situación que ha llevado su cotización por debajo de los 40 euros por acción, cuando en julio se movía en máximos por encima de los 44 euros. Un ajuste que ha reducido su retorno anual a poco más del 10%.

Los operadores esperan ahora que estas buenas noticias de contratación ayuden a cambiar la dinámica descendente y permitan al grupo volver hacia los niveles de julio. Para ello deberá vencer primero una fuerte resistencia en torno a los 40,2 euros algo factible si se mantiene en crecimiento en el volumen de actividad observado estos días.

Artículos relacionados