En menos de cinco años, la cons­truc­tora ha pa­sado de 18 euros por ac­ción a poco más de un euro

OHL tropieza de nuevo en Londres después de hacerlo en México y España

Un va­ra­palo ju­di­cial en el Reino Unido deja a la em­presa de Villar Mir al borde del co­lapso bur­sátil

Villar Mir
Villar Mir

A perro flaco todo son pul­gas, un re­frán que se ajusta a la per­fec­ción a OHL. Cuando ya em­pe­zaba a le­vantar ca­beza tras el in­fierno vi­vido en úl­timo lus­tro, en el que ha pa­sado de co­tizar a cerca de 18 euros a poco más de un euro por ac­ción, el grupo cons­tructor ha vuelto a su­frir un nuevo va­ra­palo ju­di­cial que ha cor­tado en seco el pro­ceso de re­cu­pe­ra­ción en Bolsa. Es que no se puede ir por la vida ven­diendo humo y menos con claros in­di­cios de so­bornos por todos los la­res.

El Alto Tribunal de Londres ha rechazado la reclamación interpuesta por el consorcio constructor de Sidra, participado en un 55% por la cotizada española y en otro 45% por la egipcia Orascom, para evitar la reclamación de Qatar por los sobrecostes de un hospital.

El conflicto se remonta a 2014 cuando Qatar Foundation decidió rescindir de forma anticipada el contrato para la construcción del Hospital de Sidra y reclamar 1.134 millones de euros al consorcio. Importe inicial fijado en un laudo parcial favorable ante el cual el consorcio presentó un recurso en los tribunales del Reino Unido por considerar desproporcionada esta cantidad.

El rechazo a este recurso abre ahora las puertas para que Qatar reanude el proceso de reclamación de una indemnización en la corte de arbitraje inglesa. Por su parte, OHL reclama 364 millones de euros por el incumplimiento del contrato, 120 millones de los cuales ya están reconocidos, para el que no se espera resolución definitiva hasta al menos 2021.

La respuesta del mercado ha sido una inmediata retirada de posiciones en el valor, que han supuesto ajustes del orden de un 15% en una tacada que han reducido su retorno anual a poco más del 30% y han devuelto a la acción a niveles por debajo del euro.

Los expertos, sin embargo, señalan que la noticia no tendrá un impacto tan negativo como parece a primera vista. En caso de que el fallo definitivo sea favorable a Qatar y por ese importe, y eso está por ver, OHL debería hacer frente a 625 millones de euros que, aun siendo algo más de dos veces su capitalización, ya debería tener en buena medida provisionados.

En cualquier caso, la sensación con la constructora es que llueve sobre mojado, recordando a sus accionistas que los líos judiciales seguirán siendo su principal lastre a medio plazo restando confianza en la compañía y reduciendo visibilidad a la evolución de la caja.

Artículos relacionados