Los ana­listas es­timan un pe­riodo de cre­ci­miento mo­de­rado antes de la es­ta­bi­li­za­ción

Las inmobiliarias persiguen exprimir aún más su negocio en lo que queda de año

S&P prevé un au­mento de los pre­cios de la vi­vienda del 5,5% en lo que resta de ejer­cicio

S&P
S&P

El mer­cado de la vi­vienda roza de nuevo má­ximos his­tó­ricos en el seg­mento del al­qui­ler, aunque hay opi­niones para todos los gustos sobre su fu­turo in­me­diato, como el de la com­pra­ven­ta.. Esta cir­cuns­tancia ha sido apro­ve­chada por las in­mo­bi­lia­rias para apuntar su ne­go­cio, con cre­ci­mientos de más del 10% de su fac­tu­ra­ción, en pro­me­dio. Ahora pa­rece que el sector se en­cuentra en vías de es­ta­bi­li­za­ción. Circunstancia que las em­presas del sector pre­tenden apro­ve­charla en los pró­ximos me­ses.

La madurez del mercado inmobiliario es incuestionable. Actualmente, se encuentra alejado de los excesos de etapas de crecimiento anteriores, pero también de los grandes cataclismos. Las compañías del sector así lo creen, al mostrarse optimistas en declaraciones públicas con el entorno actual. Y es que la previsión, según las estimaciones de la agencia S&P, es que los precios sigan subiendo.

La agencia de calificación crediticia cifra en un 5,5% el incremento de media para lo que queda de año, con un equilibrio entre oferta y demanda. Tal y como expone José Luis Cárpatos, director de inversiones de Gloversia Eafi, esto supone un momento “realmente positivo para este tipo de empresas, que pueden optimizar aún más su facturación y sus volúmenes de apalancamiento en el último trimestre del 2019”.

Facturación agregada

Cabe destacar que la facturación agregada de las cuarenta principales sociedades inmobiliarias sumó 9.822 millones de euros en 2018, un 11% más que un año antes si bien en 2017 el volumen de negocio repuntó un 19%, según el Observatorio Sectorial DBK de Informa. Este año, según apunta el analista, la tendencia podría seguir esa misma línea.

El valor de la producción en el sector de la construcción en 2018 destaca un crecimiento en conjunto del 9,8% en la edificación. También sobresale la edificación residencial, con un incremento del 11,8%, con un número provisional de viviendas iniciadas cifrado en 95.000, un 17% más que en 2017. Un panorama del que firmas como Colonial, Merlin o Hispania pretenden beneficiarse en las próximas fechas.

S&P cree que la salud del mercado de la vivienda “es buena”. En este sentido, si tomamos como referencia el 2016, el sector inmobiliario ha vivido un crecimiento muy relevante y, actualmente, a las puertas de 2020 estamos ante un momento de expansión moderada hacia una “estabilización”.

Las agencias de calificación crediticia y los expertos tienen la coincidencia en que no hay exceso de oferta y las variables fundamentales que afectan a la demanda (creación de empleo, favorables condiciones financieras y demanda extranjera), tendrán un tono positivo, aunque “menor que en los años anteriores”, concreta Cárpatos.

Actualmente, existe una demanda más elevada con respecto a la oferta de las promotoras. Con todo, el pronóstico es que siga produciéndose un crecimiento moderado dentro de la industria inmobiliaria. Los precios de obra nueva continuarán creciendo entre un 4,5% y un 5,5% de media en España, según S&P.

La confianza sobre el alquiler supera al de venta

Por otra parte, estamos presenciando importantes cambios de la percepción de los usuarios. La caída del Índice de alquiler ha sido mucho más suave que la de compra, seis puntos frente a apenas un punto y medio de la confianza de las inmobiliarias en el mercado de arrendamiento de inmuebles.

Una vez más, la captación de más viviendas para arrendar (41%) y el mayor número de operaciones sobre las casas en alquiler (41%), se encuentra por encima del estancamiento de las operaciones, que se mueve sobre 23,5%. Porcentajes bastante suculentos.

En relación a los precios, la gran mayoría de las inmobiliarias creen que los precios se mantendrán (60%), frente al 25% que afirma que los precios subirán en los próximos tres meses. Sólo un 11% cree que los empezarán a bajar antes del cierre del ejercicio.

Artículos relacionados