BOLSA

Gigas: estar en las nubes es bueno

En el mer­cado se está im­po­niendo poco a poco el sector tec­no­ló­gico de la Nube Informática como una me­ga­ten­dencia a se­guir. Es una ac­ti­vidad de ne­gocio que ha du­pli­cado en los cuatro úl­timos años con un cre­ci­miento ex­po­nen­cial.

Pero como en todo, los expertos aconsejan distinguir el posicionamiento de cada compañía, el estado de competencia y observar si cuentan con alguna característica única y diferencial que le confiere una posición de ventaja respecto al creciente número de desarrollos empresariales en el sector. Y aunque parezca manida la frase, en este caso sí es cierto que el tamaño no es lo más importante.

Para botón de muestra, los expertos han sacado de la caja de costura a la empresa española Gigas. La multinacional especializada en servicios de computación en la nube va camino de cumplir su cuarto aniversario en el segmento de empresas de crecimiento del MAB con un balance muy notable.

El grupo cuenta como principal característica su clara apuesta por el mercado latinoamericano donde ha encontrado su principal nicho de mercado hasta tal punto de convertirse en su principal fuente de crecimiento. Los países de la zona donde está presente, especialmente Colombia, están creciendo a ratios superiores a España, además de encontrar menos competencia que le permite obtener mayores márgenes.

Todo ello le ha permitido alcanzar su punto de equilibrio -break even- en un tiempo razonablemente bajo para este tipo de compañías. El pasado ejercicio ya registró un resultado neto positivo en el segundo semestre, aunque aún insuficiente para lograr compensar del todo las pérdidas en el arranque del ejercicio.

Este año, sin embargo, la compañía ha saldado el primer semestre con un beneficio neto de 155.000 euros, lo que ratifica sus expectativas de acabar el curso con un resultado positivo muy por encima de los 300.000 euros. Pero los más importante es la capacidad que empieza a tener el grupo para generar caja.

Para este ejercicio espera conseguir un millón de euros de “cash flow” operativo frente a los poco más de 100.000 euros del año pasado gracias al buen ritmo de crecimiento experimentado por su actividad en los últimos trimestres. Si cumple los objetivos fijados, cerrará 2019 con un Ebitda por encima de los 2,5 millones de euros.

Todo ello con un crecimiento puramente orgánico, a un ritmo de más del 20% anual, lo cual no implica que esté buscando impulsarlo con posibles adquisiciones. De hecho, el grupo ha estado manteniendo conversaciones con varias sociedades, aunque sin llegar a un acuerdo por cuestiones de valoración.

Las acciones de Gigas cotizan en la actualidad en torno a 6,7 euros por acción, más del doble de su precio de salida a Bolsa. En los últimos meses, en todo caso, su cotización se ha estancado en los niveles de principios de año después de haber marcado máximos en 8 euros en julio. Su principal hándicap es que se trata de un sector muy ligado al ciclo y los temores de ralentización económica pueden estar pasándole factura.

Con todo, los analistas creen que cuenta con un elevado potencial para superar en breve sus máximos, con estimaciones de revalorización de más del 30%, lo cual supone una interesante oportunidad de compra a los precios actuales si confirma, tal y como parece, sus buenas expectativas de beneficios.

Artículos relacionados