El 'Brexit' y la de­bi­lidad de los gi­gantes Reino Unido y Alemania ayudan al mo­vi­miento

El capital riesgo desafía la desaceleración en España, donde lanza un nuevo órdago

Los ex­pertos creen que la ac­ti­vidad será muy ele­vada en el tramo final de 2019

Cepsa
Cepsa

Ni la in­cer­ti­dumbre po­lí­tica, ni las al­ga­radas en Cataluña ni la des­ace­le­ra­ción eco­nó­mica. Ninguno de estos tres fac­tores han puesto en pe­ligro en 2019 ni lo pon­drán en lo que queda de año el 'boom' ex­tra­or­di­nario que están pro­ta­go­ni­zanzo los fondos de ca­pital de riesgo en el mer­cado es­pañol. Los ex­pertos prevén un oleada de ope­ra­ciones hasta el 31 de di­ciembre que en­gor­den, y mu­cho, la cuenta de hasta 6.000 mi­llones con­ta­bi­li­zados en lo que va de ejer­ci­cio.

El volumen de operaciones está sorprendiendo a propios y extraños. No se están batiendo récords de forma casual, gracias a una concatenación muy afortunada de operaciones como la venta de Cepsa a Carlyle por 2.900 millones, sino que el mercado está acumulando todos los componentes necesarios para el éxito: hay abundancia de empresas, liquidez de sobra entre los fondos y un apetito sin precedentes entre los inversores institucionales que alimentan los vehículos inversores. La combinación es imbatible.

Hay muy poco que ganar ya en renta fija, en un mar de rentabilidades negativas, y la bolsa da mucho miedo por las alturas que ha alcanzado Wall Street y el retroceso económico global. Aseguradoras, fondos de pensiones y 'family offices' están disparando la parte de sus carteras que destinan al capital riesgo ante la ausencia cada vez más clamorosa de alternativas convincentes. Pero también por el éxito de una gran mayoría de las operaciones cerradas en los últimos años.

No llega a la decena el número de procesos de salida que se han saldado con pérdidas este año. Nunca hubo un porcentaje tan bajo de fallidos teniendo en cuenta que las desinversiones acumuladas este año alcanzan ya los 2.000 millones de euros. Cifras que explican por qué en este momento hay en marcha movimientos para levantar el doble de esta cifra en España por parte de los vehículos nacionales. A esta potencia de fuego hay que añadir la mucha mayor de los grandes gigantes del sector.

"Estamos ante un momento histórico. Claro que a España le afecta la crisis, pero sale ganando en casi todas las comparaciones a nivel europeo. El 'Brexit' ha dejado al Reino Unido fuera de foco, Alemania está a un paso de la recesión y otro gran mercado como el francés apenas cuenta por el exceso de protección que sufren sus empreas. Con una potencial de crecimiento mayor que el resto a pesar de todo, España tiene todas las de ganar a corto y a medio plazo", señalan en uno de los fondos españoles en pleno proceso de levantamiento de fondos.

La otra gran clave es que durante la crisis hay un gran número de empresas que han hecho bien los deberes y son muy atractivas para el capital riesgo. "En general, están muy bien preparadas para soportar una nueva crisis. Los fondos se lo están mirando todo, absolutamente todo, porque hay tanta liquidez y tantísima competencia que resulta difícil encontrar buenas operaciones", señalan fuentes del sector, que creen que la gran batalla que se libra en España mantendrá elevadas las valoraciones.

La gran duda es, efectivamente, cuánto tiempo podrán soportar los actuales precios el impacto de la crisis si la desaceleración gana en intensidad. Los expertos creen que a no hay nada que temer al menos para lo que queda de 2019 y el arranque de 2020. Por un lado, se intentará cerrar el mayor número de operaciones cuando antes ante la expectativa de que la crisis arrecie. Por otro, lo bajos tipos de interés permiten a los fondos apalancarse en condiciones muy ventajosas. La rueda sigue girando a favor del negocio más boyante del mercado español.

Artículos relacionados