CORRUPCIÓN

Llama "mero con­sul­tor" a su su­cesor Carlos Torres y dice que no se fia de su fu­tura ges­tión

FG da por descontado que será imputado por García Castellón en el caso Villarejo

El ex pre­si­dente del BBVA culpa a Luis de Guindos de todos sus males por pedir su cese a Mariano Rajoy

FG y Carlos Torres
FG y Carlos Torres

Francisco González, ex pre­si­dente du­rante más de dos dé­cadas y ex pre­si­dente de honor "en sus­pen­sión tem­poral y vo­lun­ta­ria" del BBVA, no tiene quien le es­criba, como el co­ronel de la es­tu­penda no­vela de García Márquez. Se siente aban­do­nado por Carlos Torres, del que dice que le debe el cargo, y da por des­con­tado que será impu­tado en el caso Villarejo por el ma­gis­trado García Castellón. Advierte de una in­mi­nente con­mo­ción em­pre­sa­rial en España y ase­gura que no dará su brazo a tor­cer.

Atrincherado en su residencia habitual y protegido por una pléyade de 24 personas entre seguridad y chóferes que religiosamente abona el BBVA, el ex agente de Cambio y Bolsa nacido en Galicia pero criado en Argentina ha lanzado una campaña entre la prensa especializada en Finanzas para hacer valer su versión de los hechos de la mano de al menos dos antiguos colaboradores de comunicación. Cree que se le trata injustamente en los medios, sobre todo después de hacer saber, más bien sugerir, que repartió muchos favores desde la presidencia de FG Valores, Argentaria y luego BBVA. Nadie está por la labor de devolvérselos.

Uno de ellos se refiere a su sucesor, Carlos Torres, al que aupó a la presidencia de BBVA el pasado primero de enero y de quién espera recibir muy malas noticias el próximo día 10 de octubre cuando un representante legal del BBVA acuda a declarar ante la Audiencia Nacional, después que el magistrado titular de la sala número 3 García Castellón imputara a la entidad bilbaína por tres delitos societarios relacionados con el caso Villarejo.

FG no se extraña. Pese a haberle nombrado sucesor un consejo designado por el propio Francisco González, el ex agente de cambio y bolsa no se contiene y asegura que Torres es un mero consultor y que terminará por hundir al BBVA por no continuar su "magnífica obra" al frente del BBVA.

Admite que las conversaciones entre ellos están interrumpidas aunque el BBVA mantiene algunos de sus privilegios como ex presidente ejecutivo, entre ellos la protección y seguridad. Como publicó www.capitalmadrid.com, el banco le permite además acudir casi todos los días al Palacio de Marqués de Salamanca, sede de la división de banca privada del BBVA, donde mantiene sus cuentas y asesoramiento personal. Eso sí, ya no tiene aceso al despacho que el BBVA le asignó como presiente de honor.

**Venganza de Luis de Guindos""

FG culpa sobre todo a Luis de Guindos, ex vicepresidente del BCE en Fránkfort, de todos sus males. Dice que De Guindos, recién nombrado ministro de Economía por Mariano Rajoy, no pudo contener su ira cuando FG, como presidente del BBVA, acudió a Moncloa a advertir al entonces presidente del Gobierno de los riesgos que podría ofrecer su gestión al frente de la economía española. FG, según algunas versiones, pidió su cese y reemplazo por otra persona más idónea. ¿Ël mismo?. Nunca se sabrá.

Las acusaciones de FG eran terribles. Un mes después de su nombramiento Luis de Guindos hizo unas declaraciones al Financial Times y aseguró que la banca española necesitaba una capitalización de 50.000 millones de euros. Para FG, estas afirmaciones eran una temeridad y ponían en entredicho la solvencia de toda la banca española, incluido el BBVA. Olvida contar, sin embargo, que él mismo, en un desayuno off the récord en la sede londinense del mismo periódico, aseguró que Emilio Botín tenía su banco, el Santander, hecho unos zorros, lo que provocó la preocupación de su entonces director de Comunicación, Javier Ayuso.

El camuflado periodista le dijo que esas declaraciones, que pronto llegaron a la sede del Santander en Boadilla del Monte, perjudicaban a todo el sistema financiero español, también el BBVA. "Si el Santander cayera se llevaría todo el sistema financiero por delante, también al BBVA", señaló Ayuso en un momento de lucidez.

Ayuso salió del banco por esta anécdota y otra relacionada con un medio digital que el propio banco apoyaba financieramente casi en exclusiva. Le puso a buen recaudo una indemnización de más de 12 millones de euros, cantidad nunca superada por un periodista en el ejercicio de su trabajo profesional. Ayuso, estrenado como comentarista político esta semana en el diario Expansión, abandonó El País con la entrada de Soledad Gallego y acude como tertuliano a TVE1 en ocasiones. En una de ellas declaró que FG "probablemente" estaba al tanto de la contratación de Villarejo por el BBVA. Es decir, que lo sabía todo.

Algunas fuentes cuentan que FG ha tratado de tender puentes con Ayuso en los últimos tiempos y que el ex periodista ha sugerido el nombre de la persona que ahora, como en el caso de Saracho en el Popular, escribe y escribe wasap a los periodistas cuyos textos no le agradan. Él es quien está realizando gestiones para que FG se desahogue con la prensa especializada.

(De la conmoción empresarial que advierte FG, como lo hizo en su día el propio Villarejo, tendremos noticias en breve. Atentos a los portales digitales...)

Artículos relacionados