BOLSA

Ferrovial, proceso de renovación

A partir de este pri­mero de oc­tu­bre, el grupo Ferrovial ha ini­ciado una nueva etapa con im­por­tantes cam­bios en su cú­pula di­rec­tiva. Para li­derar este nuevo pe­ri­plo, el con­sejo de ad­mi­nis­tra­ción del grupo de cons­truc­ción y ser­vi­cios ha ele­gido a Ignacio Madridejos como nuevo con­se­jero de­le­gado.

El expresidente de Cemex sustituye a Iñigo Meirás que deja el cargo ocupado durante la última década tras finalizar su contrato y que deja a la compañía en su nivel más más alto de la historia en Bolsa. Un reto difícil de superar para el nuevo consejero, aunque los expertos apuntan a que no le falta experiencia.

Madridejos es ingeniero de caminos por la Universidad Politécnica de Madrid y tiene un Máster en Administración de Empresas por la Universidad de Stanford. Comenzó su carrera profesional en Agroman y, tras unos años en McKinsey, se incorporó en 1996 a la empresa de cementos mexicana Cemex donde ha ocupado diversos puestos de responsabilidad, hasta llegar a su presidencia en su división estadounidense.

Un nombramiento que los operadores esperan venga a redoblar los esfuerzos de la compañía, ya de por sí importantes, en la estrategia de posicionamiento del grupo en Estados Unidos.

El consejo de administración ha nombrado también a Juan Hoyos Martínez de Irujo como consejero en sustitución de Joaquín Ayuso García, vinculado a la empresa en los últimos 17 años y que ha presentado su dimisión para facilitar el proceso de renovación puesto en marcha por la compañía.

Cambios que el mercado ha puesto bajo la lupa. Aunque los expertos no creen que se vayan a producir grandes alteraciones en la buena marcha de Ferrovial, si van a vigilar con especial atención la cotización ante los importantes retos que afronta en el corto plazo entre los que destaca la batalla judicial abierta en Canadá por el control de la vía de circunvalación de Toronto ETR-407, una de las mayores concesiones del mundo y el buque insignia de la compañía.

Ferrovial afronta además un horizonte complicado para mantener su actual crecimiento de cartera ante la previsible desaceleración económica mundial que podría afectar a la demanda.

De momento, la acción ha arrancado el mes de octubre en lo más alto de su historia, sobre los 26,5 euros por acción. Eso supone más de un 50% por encima de los niveles de principios de año y prácticamente el doble que tras el referéndum del Brexit en 2016. Una trayectoria difícil de emular por parte de la nueva cúpula.

Artículos relacionados