La repu­tación de la banca tro­pieza en oc­tubre con los ban­qui­llos ju­di­ciales

BBVA pierde el favor de los analistas antes de acudir a declarar por el caso FG-Villarejo

El sector se ha fi­jado el reto de re­cu­perar la buena imagen a la par que la ren­ta­bi­lidad

Francisco Gonzalez, ex presidente de honor del BBVA
Francisco Gonzalez, ex presidente de honor del BBVA

El re­cién es­tre­nado mes de oc­tubre ha arran­cado en contra de la ya de­te­rio­rada imagen de la banca, con dis­tintos casos ju­di­ciales que pueden con­di­cionar el fu­turo de al­gunas en­ti­da­des. BBVA es la que se en­cuentra en una si­tua­ción más com­pro­me­tida, con su ci­ta­ción dentro de una se­mana como per­sona ju­rí­dica en el caso FG-Villarejo. Algunas firmas de aná­lisis dudan ahora del com­por­ta­miento del grupo pre­si­dido por Carlos Torres, ma­cha­cado ya por su rui­nosa pre­sencia en países como México y Turquía.

La presencia de banqueros o antiguos directivos del sector en los banquillos judiciales casi se ha convertido en los últimos años en algo habitual. Pese a todo, octubre se presenta como un mes más que complejo para la reputación o la imagen de la banca con todos los casos abiertos o ya vistos para sentencia, como el de la salida de Bankia a Bolsa en la época de Rodrigo Rato.

BBVA es el que afronta un horizonte más que complejo, tras el paréntesis veraniego, por el caso FG-Villarejo. El grupo presidido desde primeros de año por Carlos Torres tiene que acudir el 10 de octubre como persona jurídica en un caso sobre el que aún se mantiene el secreto de sumario.

La investigación del juez Manuel García Castellón podría comprometer la permanencia de algunos directivos y consejeros del BBVA en sus puestos, incluido el propio presidente Torres. Por activa o por pasiva, la mayoría de ellos ocupaban cargos de responsabilidad durante la época en la que se desarrollaron los supuestos espionajes encargados por el anterior presidente, Francisco González (FG), al que entonces aún era comisario de policía en activo, Miguel Villarejo.

Todo ese polémico asunto ya ha encendido las alertas en los organismos reguladores, desde el Banco Central Europeo (BCE) hasta la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Sus máximos responsables, incluidos los del Banco de España, han urgido al BBVA de Carlos Torres a que aclare su investigación interna sobre los hechos que investiga la Justicia a la mayor celeridad.

Rebaja bursátil

Mientras tanto, algunas firmas de análisis, como Credit Suisse, ya han rebajado el potencial bursátil del BBVA, aunque sus argumentos se centran más en su elevada presencia en mercados inestables como México y Turquía, las dos grandes apuestas internacionales del banco presidido por Carlos Torres.

La firma suiza no es la primera que alerta de la errática expansión internacional del BBVA, trazada desde la presidencia del ahora cuestionado Francisco González, que desde su renuncia "temporal" a la presidencia de honor se ha situado en el centro de la diana del caso Villarejo.

Más del pasado

La declaración de Emilio Saracho, el último y efímero presidente del Banco Popular, también ha reabierto la polémica sobre el hundimiento de la casi centenaria entidad que siempre había presumido de gozar, y no sin razón en su momento, de la mejor eficiencia de la banca europea.

A finales de octubre, le tocará el turno a Ángel Ron, el que se convirtió en el presidente más joven de la banca española cuando asumió las riendas del Popular, un "bancazo" según el penúltimo consejero delegado del grupo, Pedro Larena, o "una mierda", como lo calificó hace un año el propio Saracho en su comparecencia parlamentaria hace algo más de un año.

Estos no son los únicos frentes judiciales a los que se enfrenta la banca española. La sentencia definitiva sobre las hipotecas referenciadas al IRPH es otro de los riesgos reputacionales que afecta a un buen número de entidades. Y las que están al margen de ellas, como es el caso de Bankinter, también tienen que esgrimir con las demandas por las hipotecas multidivisas.

Artículos relacionados