Su con­se­jero de­le­gado José Sevilla re­co­noce que es muy com­pli­cado cu­brir el coste de ca­pital

Los clientes de Bankia apuestan más por las hipotecas variables ante los bajos tipos

Las hi­po­tecas a tipo fijo caen al 48% de la nueva for­ma­li­za­ción desde el 58% de junio

José Sevilla, CEO Bankia, resultados 3t 2019Sin título
José Sevilla, CEO Bankia.

Cambio de ten­dencia en el ne­gocio hi­po­te­cario de Bankia, que ha pa­sado de for­ma­lizar el 58% de los nuevos prés­tamos a tipo fijo a un 48% en el tercer tri­mes­tre. El con­se­jero de­le­gado del banco, José Sevilla, ha jus­ti­fi­cado este vi­raje en la per­cep­ción de los clientes ante un ho­ri­zonte pro­lon­gado de tipos de in­terés ne­ga­ti­vos. El nú­mero dos de Bankia tam­bién ha es­gri­mido este con­texto para ex­plicar la menor ren­ta­bi­lidad de su grupo, que ha caído hasta el 6% lo que com­plica cu­brir el coste de ca­pi­tal.

Las hipotecas a tipo fijo han perdido atractivo para los clientes de Bankia que en el tercer trimestre de este ejercicio se han decantado más por las variables por la previsión de unos tipos de interés bajos o en negativo durante bastante tiempo.

Así ha justificado el consejero delegado de Bankia, José Sevilla, que de las nuevas formalizaciones de hipotecas tan sólo un 48% haya sido a tipo fijo, cuando esta modalidad ya suponía el 58% al cierre del segundo trimestre. No obstante, Sevilla ha reiterado las mayores garantías que tienen las hipotecas a tipo fijo ya que son productos a muchos años.

A diferencia de algunos otros colegas, el consejero delegado de Bankia ha reconocido cierta ralentización de la demanda hipotecaria en el tercer trimestre al entrar en vigor algunos cambios normativos. La financiación a empresas sí ha registrado un ligero repunte del 2,9%, mientras que la evolución de los créditos al consumo ha sido plana.

"Nosotros facilitamos las mejores ofertas en las distintas modalidades y son los clientes los que eligen la que más les encaje en sus planes", ha apuntado José Sevilla al tiempo que ha reconocido algunas peticiones de refinanciación por parte de las empresas pero "no por imposibilidad de pagos", sino por la competencia del sector bancario.

Menos ROE

El consejero delegado de Bankia también se ha aferrado a la actual situación de tipos a cero o en negativo para justificar el desplome que ha sufrido la rentabilidad del grupo presidido por José Ignacio Goirigolzarri. El ROE ha pasado desde el 7,9% en septiembre de 2018 hasta el 6% al cierre del tercer trimestre de 2019.

Según Sevilla, esta ratio tiene una evolución "paralela al beneficio", que ha caído un 22,6% en la comparativa de los nueve primeros meses del año respecto al mismo periodo de 2018. "Se ha vuelto muy complicado cubrir el coste del capital en esta situación. Debemos repensar nuestro modelo de negocio", ha comentado.

Los máximos directivos de Bankia confían en que el margen de intereses pueda salir de terreno negativo e igualar al registrado en 2018 a finales del ejercicio. El consejero delegado prevé que el beneficio principal deje de depender del ajuste de costes y en el futuro su mejora provenga de un incremento de los ingresos.

En este sentido, José Sevilla ha descartado nuevos planes de ajuste, tanto en plantilla como en la red de sucursales de la entidad, aunque los cierres de oficinas irán en paralelo al crecimiento del negocio por los canales digitales alternativos.

Sobre posibles fusiones, el consejero delegado de Bankia ha descartado cualquier movimiento en este sentido, ya que ellos ya han tenido que integrar en los últimos trimestres BMN en su organigrama.

Artículos relacionados