BOLSA

Infraestructuras, jugar sobre seguro

Los avances entre China y Estados Unidos han re­la­jado las ten­siones en los mer­cados fi­nan­cieros en los úl­timos días, pen­dientes además de una po­sible pró­rroga para lo­grar una sa­lida ne­go­ciada del Brexit.

Algunos bolsistas, sin embargo, no acaban de fiarse de esta aparente tranquilidad y siguen buscando activos caracterizados por su mayor liquidez, menos volatilidad y estables en cuanto a su flujo de caja.

Los sectores que mejor cumplen estos criterios son aquellos ligados a las infraestructuras, incluso a pesar del riesgo regulatorio al que suelen estar sometidos. En general, apuntan los operadores, los valores de estos sectores tienen como principal aportación la protección del capital, ya que suelen disponer de concesiones de largo plazo que generan negocio recurrente.

De hecho, las compañías a la cabeza en rentabilidad en el selectivo español este año, y también entre las mejores del conjunto del mercado, están precisamente ligadas al sector de las infraestructuras como son Cellnex y Ferrovial. La gestora de redes de telecomunicaciones ha duplicado su precio por más de dos en el ejercicio, mientras que la constructora acumula una revalorización del orden del 50%.

Aunque su potencial sigue siendo elevado, estas subidas pueden generar cierto vértigo entre los pequeños inversores que empiecen a buscar ahora posicionarse en estos valores más defensivos. Con todo, el sector sigue ofreciendo un amplio abanico de oportunidades entre las cotizadas españolas.

Una de las más destacadas es Aena, que mes tras mes sigue batiendo las previsiones de tráfico en sus principales aeropuertos pese a empezar a notar ya una cierta ralentización. Su rentabilidad a lo largo de este ejercicio se eleva al 30%, pero su perfil técnico ha recuperado la tendencia alcista y apunta de nuevo hacia los 180 euros. Nivel que ya tanteó a mediados de julio.

También meten en este saco de oportunidades a Red Eléctrica, aunque más en segundo plano. La empresa que gestiona la red eléctrica española lleva meses mostrando una preocupante debilidad. De hecho, en las últimas semanas se viene moviendo por debajo de los niveles con lo que comenzó el ejercicio. Pero su bajo PER y alta rentabilidad por dividendo, cercana al 6%, son suficiente justificación para tomar posiciones a los precios actuales.

Un conjunto de valores, insisten los operadores, con los que diversificar para lograr una mayor protección de cartera.

Artículos relacionados