El re­torno medio de las com­pañías del Ibex su­pera el 4,6%

La inestabilidad bursátil dispara la rentabilidad por dividendo

Bankia, Enagás, Mediaset o Repsol son las que más re­tri­buyen a sus in­ver­so­res, a los pre­cios ac­tuales

Dividendos Bankia.
Dividendos Bankia.

El clima bur­sátil se vuelve cada vez más ad­verso. La ame­naza del Brexit duro, los con­flictos aran­ce­la­rios o la ame­naza de re­ce­sión con los co­mi­cios pre­si­den­ciales de Estados Unidos en el ho­ri­zonte hacen mella sobre los in­ver­so­res. En España, la ines­ta­bi­lidad po­lí­tica tam­poco ayuda. Por eso, mu­chos aho­rra­dores vuelven a mirar el atrac­tivo que su­pone apostar por va­lores cuya ren­ta­bi­lidad por di­vi­dendo esté por en­cima de la me­dia. Ya solo en te­rri­torio del Ibex-35 la media su­pera el 4,6%.

El interés por el dividendo está más vivo que nunca en el mercado español. Los réditos que ofrece son bastante notables si observamos la cotización que tienen muchos de los valores. Y es que este pago, muy habitual en las estrategias empresariales de las compañías españolas, es muy superior al promedio europeo, puesto que el Eurostoxx 50 retribuye a sus accionistas con un retorno del 3,4%, aproximadamente, un 25% menos que en España.

Estos porcentajes se han vuelto cada vez más interesantes a medida que las empresas del Ibex 35 caen. Más aún cuando las políticas de tipos de interés en mínimos está lastrando las rentabilidades de activos que años atrás actuaban como refugio como los bonos gubernamentales a 10 años. Ahora, cada vez proporcionan menos rendimientos.

Todo ello ha trasladado el foco a las inversiones más defensivas, pensando en un escenario que se puede volver más complejo si se desencadena una recesión económica durante el próximo ejercicio. Es por esto que los dividendos se han vuelto una estrategia bastante común en grandes inversores y gestoras de fondos de inversión.

En España, la mayoría de las compañías ha optado por esta fórmula de retribuir a sus accionistas. Sin embargo, es precisamente en este momento en el que, posiblemente, puedan generar una mayor atención por parte de los agentes del mercado. Y es que hay más de 15 títulos cuya rentabilidad supera ese promedio del 4,6% de la bolsa española, según datos elaborados por Selfbank.

Las compañías más destacadas

Lo que cabe preguntarse es cuáles son las empresas que, actualmente, retribuyen más a sus accionistas en cuestión de retorno. En esta línea, la más destacable es Bankia, cuya rentabilidad por dividendo asciende hasta el 8,1%. No es casualidad viendo que su cotización ha ido a la baja durante los últimos meses, pero lo cierto es que la entidad ha apostado por captar más volumen de inversores con pagos crecientes.

A la entidad bancaria le sigue Enagas. El grupo ha sufrido en sus propias carnes los efectos de una posible nueva regulación del mercado eléctrico por parte del gobierno. Aunque todo está en el aire, las nuevas elecciones tampoco le benefician. Con todo y con ello su dividendo también resulta apetitoso para aquellos que basan su estrategia en el largo plazo, pues se encuentra en el 7,8%.

Por su parte, Mediaset también se encuentra dentro de esta clasificación. La firma con sede en Fuencarral ha visto como la crisis de la publicidad ha ido afectando a los números de sus balance. Aun así, desde hace tiempo ha manifestado una clara apuesta por la compensación a sus accionistas. Muestra de ello es que su retorno por dividendo se encuentra en el momento actual en el 7,2%.

Repsol, disparada

Asimismo, Repsol es otra de las empresas que más focos están recibiendo. No solo porque su cotización ha ido al alza al calor de la consolidación de los precios del petróleo, sino también por la apuesta clara por sus dividendos. El rendimiento en porcentaje está en la actualidad en el 6,8%. También por encima de la media.

Por último, este atractivo ranking lo cierra Acerinox, cuya rentabilidad por dividendo se establece en el 6,6%. Los vaivenes en el mercado de las materias primas y la crisis arancelaria le han podido perjudicar de alguna forma. Pero para aquellos que centran su estrategia en otros conceptos, el valor puede resultar óptimo de cara al largo plazo.

Artículos relacionados