EMPRESAS

Solo 1 de cada 4 empresas llega a los 25 años

Ser em­pren­dedor es un de­porte de riesgo. Todo aquel que lo ha in­ten­tado lo sabe bien, pero un es­tudio de Iberinform, tras ana­lizar casi tres mi­llones de cons­ti­tu­ciones de em­presas desde 1990, pone blanco sobre negro las di­fi­cul­tades de su­per­vi­vencia de una or­ga­ni­za­ción en España.

Las conclusiones del informe sobre la longevidad empresarial reflejan que la gran mayoría de los proyectos empresariales cerrará sus puertas antes de cumplir los diez años de vida. El análisis de Iberinform pone de manifiesto también que el período crítico para la consolidación de una organización se produce entre el tercer y el duodécimo año desde su creación, tiempo donde se multiplica el riesgo de mortalidad empresarial.

Toda “start up” por definición y salvo raras excepciones tiende a consumir muchos más recursos de los que es capaz de generar. En la inmensa mayoría de los casos, su puesta en marcha requiere de la inyección de capital para sobrevivir durante los primero dos años. De este modo, según el estudio, más del 99% de empresas llega a cumplir el primer año de vida y el 98,1% consigue celebrar su segundo aniversario.

A partir de ese período de gracia todo cambia de forma dramática. Si la compañía no es capaz de demostrar su capacidad para generar recursos propios, con ingresos por encima de los gastos, su futuro se empieza a complicar. De hecho, señalan en Iberinform, el tercer año presenta el mayor número de defunciones empresariales. La tasa de mortalidad cae más de 14 puntos y solo el 84% de las empresas consigue superar esta crítica edad.

El cuarto año es el segundo peor de la serie con una nueva caída de 11 puntos, lo que rebaja la tasa de supervivencia hasta el 73%. Es decir, uno de cada cuatro proyectos empresariales quiebra entre el tercer y cuarto año de vida. Y con ellos, una gran cantidad de esfuerzos e ilusiones.

Pero la cosa no queda ahí. A pesar de que en los cuatro siguientes años, entre los 5 y los 8, el ritmo de cierres empresariales se suaviza, la tasa de mortalidad no baja de los cinco puntos anuales. Según el estudio, dos de cada cuatro proyectos empresariales no llegan a superar los ocho años de vida. La tasa de supervivencia al octavo año se reduce por debajo del 50%.

Conforme pasa el tiempo, las organizaciones tienden a asentarse y consolidarse. Aun así, los cuatro siguientes ejercicios presentan la tasa de cierres empresariales se mantiene por encima de los tres puntos al año. Solo el 42% de las empresas logra superar la primera década de vida y apenas el 35% consigue alcanzar los doce años.

Esta supone una edad crítica, pues a partir de ese momento es cuando las posibilidades de supervivencia se disparan. En los siguientes doce años el cese de actividad solo afectará a otro 7%. Con todo, las cifras siguen siendo demoledoras y apenas una de cada cuatro empresas creadas consigue soplar las velas de su 25 aniversario. Cifras procedentes de la combinación de registros oficiales y los datos históricos de Iberinform que debe hacer reflexionar detenidamente a los inversores, incluso cuando su actividad se centre exclusivamente en las bolsas.

Artículos relacionados