BOLSA

Insur, pendiente de mejora

Los sín­tomas de ra­len­ti­za­ción del sector in­mo­bi­liario em­piezan a preo­cupar entre los ope­ra­dores al reavivar los re­cuerdos por las duras ex­pe­rien­cias pa­sa­das. Los ex­per­tos, sin em­bargo, ase­guran por ac­tiva y por pa­siva que la si­tua­ción no es ni de lejos se­me­jante a la crisis del 2008.

Aunque reconocen una mayor tendencia a la estabilización. debido a las tensiones vividas en algunos momentos puntuales, creen que todavía hay margen para el recorrido al alza de los precios. Este avance estará apoyado en el triple efecto positivo de los bajos tipos de interés en las compañías inmobiliarias reduciendo los gastos financieros, aumentando el valor de los activos y elevando la demanda del crédito hipotecario.

En contra de lo ocurrido en anteriores ciclos, explican, en este no se está observando un exceso de oferta. De este modo, no parece existir un alto riesgo de una nueva burbuja inmobiliaria. Ahora bien, para ello es necesario políticas más activas para dinamizar la economía y evitar la amenaza de ralentización.

Argumentos que no acaban de convencer al mercado. No en vano, el sector inmobiliario es uno de los que peor evolución está teniendo con una caída cercana al 10% en su índice sectorial a lo largo del ejercicio. Un duro ajuste que contrasta con las intensas subidas de las grandes compañías del sector como es el caso de Merlin Properties e Inmobiliaria Colonia que están ejerciendo de activos refugio en un mercado de renta variable muy inestable.

Pero es precisamente en este contraste donde los bolsistas más arriesgados están buceando en busca de oportunidades. Algunos de los cuales apuntan a Insur como una de las acciones más interesantes en el sector gracias a la buena marcha de su negocio con un modelo que combina un área patrimonial más estable capaz de generar recursos recurrentes y una actividad de promoción más dependiente del ciclo con mayores márgenes.

También destacan su mayor diversificación geográfica que ayuda a reducir riesgos. En los últimos tiempos ha dado un salto cualitativo para salir de su tradicional zona de confort, con Sevilla como eje, para ampliar su actividad en otras zonas de Andalucía, a Madrid, desde 2007, y más recientemente a Cáceres.

Una fórmula que le ha llevado a mejorar un 20% sus ventas en el primer semestre del año, aunque el beneficio se haya resentido un 13% debido a la ausencia de resultados en la venta de inversiones inmobiliarias. Algo que la inmobiliaria prevé corregir en la segunda mitad del año con la entrega de algunas promociones.

En lo que va de año, el valor acumula una caída del 4% tras encontrar soporte sobre los 9,5 euros por acción. Caída que los expertos consideran puede ser una excelente oportunidad para entrar a un buen precio siempre y cuando no pierda este nivel de referencia. El movimiento más probable, apuntan, será un rebote del orden de un 20%, hasta cerca de los 12 euros donde volverá a encontrar una fuerte resistencia.

Artículos relacionados