BOLSA

Fluidra, en sinergias

Después de los ajustes de­ri­vados de su fu­sión con Zodiac, que han las­trado su be­ne­fi­cio, Fluidra cree que el pro­ceso de in­te­gra­ción ha fi­na­li­zado y que ya em­pieza a aportar si­ner­gias. Incluso por en­cima de las es­ti­madas en un prin­cipio gra­cias al es­fuerzo de una vein­tena de equipos or­ga­ni­zados por el grupo para cul­minar el pro­yecto.

En su cuarta edición del Día del Inversor celebrada esta semana, la compañía ha presentado una mejora de cinco millones de euros en las previsiones de las sinergias de costes, hasta los 40 millones de euros, Al tiempo ha fijado por primera vez las estimaciones de sinergias de ventas para situarla en torno a los 60 millones de euros gracias a dos importantes iniciativas derivadas de la fusión.

La primera ha sido la introducción en Norteamérica de una gama de productos para mejorar la oferta en el segmento de Piscina Residencial, así como dar el paso para entrar en el mundo de la Piscina Comercial con un alto potencial. La segunda iniciativa se ha centrado en Europa y el hemisferio sur con la búsqueda de oportunidades de venta cruzada destinadas a maximizar la cuota de cartera de la amplia base de clientes de la compañía.

Un intenso trabajo realizado desde el 2 de julio de 2018, cuando se cerró la operación, que está empezando a dar sus frutos. El grupo considera que ya ha superado lo más duro de su plan estratégico puesto en marcha el año pasado y vuelven a mirar al futuro con mucho mayor optimismo.

Al respecto, el equipo gestor de Fluidra ha confirmado los objetivos de ventas, unos 1.700 millones de euros, y de Ebitda, 351 millones de euros para 2022 cuando concluye su plan estratégico. Su cumplimiento se está viendo reforzado por la gran capacidad del grupo de generar caja tal y como reflejan las estimaciones de la ratio de deuda neta/Ebitda para este ejercicio de 2,6 veces, por debajo del objetivo establecido en el acuerdo de accionistas.

El grupo espera que estos resultados permitan tanto reanudar en breve su política de remuneración a los accionistas como la posibilidad de volver a estudiar pequeñas adquisiciones dentro del sector para reforzar su posición en mercados o tecnologías.

Fluidra tiene un modelo de negocio resiliente en el que casi el 70% de sus ventas proviene del parque instalado de piscinas, recurrente y estable, hecho que, junto con su amplia presencia geográfica, coloca a la compañía en una posición de gran solidez. Este es uno de los argumentos utilizados por JP Morgan para incluir hace un par de meses a la cotizada española entre sus recomendaciones de compra.

La firma estadounidense fijaba por aquel entonces un precio objetivo de 14,5 euros, lo cual supone un potencial de revalorización del orden del 40% desde su cotización actual. Después de la recaída sufrida entre septiembre y octubre, que ha reducido su rentabilidad en el año a la mínima expresión, los expertos creen que el valor se encuentra ahora a un precio muy interesante para volver a entrar. Máxime tras formar un sólido soporte sobre los 10 euros, sobre el que se mueve en estos días.

Artículos relacionados