Abertis amortiguará con la mexicana RCO las autopistas españolas que devuelve al Estado este año

Abertis
Abertis

Abertis amortiguará con la anunciada compra de Red de Carreteras de Occidente (RCO), el mayor grupo de autopistas de México, el impacto que causará en sus cuentas la conclusión del contrato de concesión y la consecuente reversión del Estado el próximo 1 de enero de dos de sus autopistas en España, la AP-7 entre Tarragona, Valencia y Alicante, y la AP-4 Sevilla-Cádiz.

Así lo estima Standard & Poor's en el informe por el que, tras la operación, ratifica la nota de 'investment grade' de 'BBB' que tiene otorgada al grupo controlado por ACS y Abertis.

"Abertis repondrá el 'cash flow' que perderá por el vencimiento de estos dos contratos de concesión en España a finales de 2019, y el también previsto en 2021", según indica la firma de calificación en referencia al otro tramo de la AP-7 que vencerá entonces.

En concreto, S&P indica que RCO genera un beneficio bruto de explotación (Ebitda) de entre 300 y 350 millones de euros anuales, "lo que parcialmente compensa" el que aporta las vías españolas que expiran en su concesión.

A pesar de ello, la firma de 'rating' reconoce que la toma de control de la firma mexicana, y la correspondiente asunción de su deuda, "estresará" los ya "tensionados" ratios del balance de Abertis. Ello, a pesar de que el grupo prevé costear el grueso de la operación con los 933 millones de euros recibidos con la venta de Hispasat.

La compañía que dirige José Aljaro no prevé así recurrir a endeudamiento adicional para abordar la operación en México. A cierre de 2018, presentaba un pasivo neto de 13.275 millones de euros, importe al que es preciso sumar el 'macrocrédito' de casi 10.000 millones que ACS y Atlantia suscribieron para comprar la empresa y que, posteriormente, traspasaron a su balance que, a su vez, consolida en las cuentas de Atlantia.

En cuanto a la toma de RCO, S&P considera que, en virtud de la operación, Abertis logrará hacerse con alrededor del 53% del capital de la firma.

A TRAVÉS DE UNA OPA. La transacción se materializará a través de una OPA que Abertis y su socio en la operación GIC, el fondo soberano de Singapur, lanzarán en la primera mitad de 2020, y a la que Goldman Sachs se ha comprometido a acudir para venderles el 70% que tiene en la empresa de autopistas.

Abertis tomará un 50,01% de esta participación, por un importe de 1.500 millones de euros, y GIC el 20% restante, si bien no descarta que, en virtud de la OPA, se hagan con otro 6% adicional.

En su informe, S&P destaca la calidad de los activos adquiridos, tanto por su volumen de tráfico y su crecimiento, como por su ubicación como eje central entre dos de las más pobladas y ricas poblaciones del país, y por el plazo de concesión que presentan.

Artículos relacionados