BOLSA

Viscofán, señales contradictorias

El re­corte de las pre­vi­siones de be­ne­fi­cios tras pre­sentar las cuentas del primer se­mestre sigue pa­sando fac­tura a Viscofán. Las nuevas es­ti­ma­ciones han re­du­cido de forma sig­ni­fi­ca­tiva el avance de las ventas y del Ebitda, lo que su­pondrá una caída del be­ne­ficio neto re­cu­rrente de entre el 6% y el 12%.

Todo ello debido a una situación de mercado más complicada de lo previsto en un principio y a la mayor presión competitiva que está sufriendo el grupo en el Sudeste asiático y Europa.

El grupo también se muestra preocupado por los negativos efectos de la gripe porcina africana en China. La alta mortalidad de cerdos provocados por la enfermedad está obligando al país a importar cerdo del resto del mundo, con el consecuente aumento de los precios y la caída de la demanda. Ahora bien, los expertos de Renta 4 consideran que esta situación puede ser beneficiosa a la larga para Viscofán debido a su enfoque multitecnológico y su posición de liderazgo.

Los analistas del banco de inversión, en cualquier caso, han optado por actualizar a la baja sus estimaciones sobre el productor de envolturas de celulosa para alimentos. De momento, el aumento de los precios generará una ralentización en los volúmenes de envolturas con un crecimiento orgánico plano, de apenas el 2% como mucho. Para 2020, en cambio, es previsible una lenta, pero gradual, recuperación.

La menor contribución de regiones con márgenes elevados, recuerdan estos expertos, también pesará en sus cuentas de este año, a pesar de los ahorros derivados de Cáseda y los menores costes de energía. La recuperación no comenzará al menos hasta 2020, con la normalización de los márgenes a medio plazo en torno al 26%.

Todo ello justifica, según Renta 4, el recorte del precio objetivo hasta los 48,6 euros por acción de cara al próximo ejercicio. Aunque esta valoración le confiere un potencial cercano al 20% desde su actual cotización, la firma prefiere adoptar una postura conservadora con recomendación de mantener a la espera de que Viscofán empiece a dar señales de estabilización.

Para ello, señalan en la firma, será importante los resultados del tercer trimestre y su guía para el próximo ejercicio con el fin de calibrar la posible evolución de sus volúmenes y márgenes que confirmen la recuperación.

No en vano, el valor acumula una caída de más del 11% anual con un perfil técnico netamente bajista desde los máximos registrados a cerca de 65 euros hace poco más de un año. Con todo, sobre los 40 euros encuentra un suelo firme que invita a confiar en un próximo rebote para cambiar de tendencia.

Artículos relacionados