Los bajos pre­cios de la Bolsa animan a com­prar ac­ciones pro­pias para amor­ti­zarlas

Las empresas del Ibex atesoran 2.300 millones en autocartera

Sólo 7 de las 35 co­ti­zadas en el ín­dice bur­sátil es­pañol no tienen ac­ciones pro­pias com­pradas

Ibex 35
Ibex 35

Definitivamente la au­to­car­tera está de moda. Los pre­cios de la Bolsa in­citan a las em­presas a en­gordar el vo­lumen de ac­ciones pro­pias con los fines más va­ria­dos. Desde re­ducir el ca­pital so­cial para im­pulsar el va­lor, hasta guardar tí­tulos con los que pagar los in­cen­tivos pac­tados con los di­rec­ti­vos, pa­sando por dejar apar­cado un vo­lumen ade­cuado de ac­ciones para poder pa­gar, si llega el caso, una ope­ra­ción de compra sin des­em­bolso de caja.

En estos momentos, 28 de las 35 empresas cotizadas en el Ibex mantienen autocartera en sus balances, por un importe global que, a precio de mercado supone algo más de 2.300 millones de euros.

El ranking de posesión de autocartera lo tiene ahora mismo Repsol que, hasta el fin de semana pasado, según las últimas comunicaciones realizadas a la CNMV, atesoraba acciones propias que sumaban, a valor de mercado, 483 millones de euros. Esto supone el 2,1% del capital social del grupo, y eso hace pensar en que la autocartera de la multinacional petrolera va a seguir subiendo en los próximos meses.

La razón es sencilla. Repsol tiene en marcha en estos momentos un plan de recompra de acciones propias de hasta el 4,4% del capital social, que sumado al que ya tenía cuando comenzó (el 29 de agosto pasado) alcanzará el 5% si se cumple en su totalidad. El plan finaliza el 20 de diciembre próximo y el grupo petrolero comunicó en su día a la CNMV que el montante dedicado al mismo ascendería, como máximo, a 1.149,7 millones de euros. Esto da un precio medio de adquisición de 16,34 euros por acción, pero ahora mismo la cotización está por debajo de esa cifra, con lo que el desembolso promete ser algo menor al previsto. La finalidad reconocida del plan es amortizar hasta un 5% del capital social como forma de incrementar el valor para los accionistas.

Recompra de acciones

En todas las ocasiones en las que las empresas cotizadas ponen en marcha planes de recompra de acciones propias deben informar puntualmente a las autoridades bursátiles (en el caso de España a la CNMV) y respetar unos requisitos mínimos que todos cumplen, para evitar la situación de abuso de mercado prevista en la legislación de la Unión Europea. Las dos principales obligaciones son: no comprar acciones propias a un precio superior a la oferta independiente más alta registrada en el mercado en esa sesión bursátil y evitar que la adquisición de autocartera sobrepase en una sesión el 25% del volumen medio de negociación de los veinte días anteriores.

Con ello, las autoridades económicas pretenden evitar que este tipo de planes se conviertan, de hecho, en operaciones para subir artificialmente la cotización de los valores, así como impedir que las empresas cotizadas utilicen la caja durante meses o años para inyectar liquidez artificialmente a sus acciones y cumplir así, por ejemplo, los mínimos exigidos para estar presentes en determinados índices selectivos.

Supuestos diferentes

Pero volviendo al ranking, la segunda empresa del Ibex con mayor volumen de dinero aparcado en autocartera es Telefónica. Los 65,9 millones de acciones propias que guarda tienen un valor de mercado, a las cotizaciones actuales, de 454 millones de euros. En este caso, al revés que en el de Repsol, lo más probable es que dicha cifra se reduzca drásticamente en los próximos meses. La razón es el acuerdo que tiene firmado con la compañía de seguridad Prosegur para la adquisición del 50% del negocio de alarmas por 300 millones de euros, que en principio Telefónica pagará con acciones propias en lugar de con dinero.

También en la cabeza del pelotón se encuentran Ferrovial y Naturgy, que según las últimas comunicaciones realizadas por ambas a la CNMV tienen en autocartera el 1,26% y el 0,94% del capital, respectivamente, con valores de mercado que alcanzan los 243 y los 219 millones de euros. Ambas compañías se encuentran en estos mementos inmersas en sendos planes de recompra de acciones propias, que son adquiridas para ser amortizadas después.

En el caso de Ferrovial, su plan de recompra finalizará el próximo 22 de noviembre y tiene como objetivo atesorar hasta 19 millones de acciones. En estos momentos tiene algo menos de la mitad del objetivo cubierto. Naturgy, por su parte, tiene en marcha su propio plan que comenzó en julio de este año y terminará en junio de 2020, con el objetivo de llegar a los 21 millones de acciones en autocartera. Ahora tiene 9,2 millones. Aunque muy parecidos, ambos planes tienen algunas diferencias.

En el caso de Naturgy, la finalidad pura y dura es reducir el capital social como forma de retribución adicional a los accionistas. En el de Ferrovial, al menos una parte de la autocartera irá destinada a compensar, mediante amortización de acciones, los aumentos de capital que realiza cada año cuando reparte el denominado script dividend, y que no es otra cosa que el pago del dividendo en acciones nuevas emitidas expresamente para cada pago. Una práctica que la también constructora ACS lleva realizando muchos años y que en estos momentos cuenta con una autocartera del 1,08% del capital, con un valor de mercado de 200 millones de euros.

Mediaset e Iberia

Otra de las cotizadas del Ibex que mantiene abierto en este momento un plan de recompra de acciones propias es Mediaset España, propietaria de Telecinco, que se ha propuesto llegar al 20 de febrero de 2020 con un 9,9% de su capital social (32,4 millones de acciones) en autocartera. De momento atesora 13,3 millones de acciones propias, con un valor de mercado de 76 millones de euros. Si quiere llegar al objetivo va a tener que pisar el acelerador. En este caso, como en otros anteriores, el motivo de las adquisiciones es la reducción del capital social.

IAG, el grupo nacido de la fusión de Bristish Airways e Iberia, y que ahora engloba también a Vueling, Level y Air Lingus, también lanza periódicamente planes de recompra de acciones propias. El último tuvo lugar en 2018 y de él quedan en la autocartera 8,9 millones de acciones con un valor de mercado de 46 millones de euros. Estos títulos acabarán casi con toda probabilidad en manos del grupo de altos directivos que tienen la autorización de la Junta General para recibir una retribución en acciones dependiendo del cumplimiento de los objetivos. Los dos planes de entrega que están pendientes de liquidación suman unos 11 millones de acciones.

Banco Santander e Inditex

El Banco Santander también tiene una cantidad respetable en autocartera (57 millones de euros a valor de mercado) con casi 16 millones de acciones propias inmovilizadas. Recientemente ha realizado una ampliación de capital para pagar con papel el aumento de su participación en la filial de México, pero ha dejado intacta la autocartera. Probablemente acabe en una reducción de capital para compensar la o las ampliaciones que tendrá que hacer cuando reparta sus próximos script dividend, autorizados por la Junta General de Accionistas de este mismo año.

En definitiva, los bajos precios de la Bolsa animan a comprar acciones propias porque en algunos casos es una opción complementaria y relativamente barata para aumentar la retribución al accionista junto al dividendo clásico en metálico. Además, las compañías que llevan algunos años sin mover su autocartera, como es el caso de Inditex (83 millones a valor de mercado con el 0,093% del capital) tampoco tienen muchos alicientes para revenderla en el marcado, aunque ya no les haga falta.

El grupo de Amancio Ortega siempre ha mantenido siempre un poco de autocartera para poder pagar con intercambio de acciones algunas adquisiciones de empresas que ha ido añadiendo a su balance.

Y aquí está la lista de las siete empresas del Ibex que, según los registros de la CNMV, no tienen autocartera: Aena, CIE Aumotive, Enagas, Endesa, Griifols, Mapfre y Viscofan.

Artículos relacionados