BOLSA

Indra, estandarte español

Se em­pieza a dar por hecho que Indra se hará al final con el con­trol de Epicom, la fi­lial mi­litar de Duro Felguera es­pe­cia­li­zada en la pro­tec­ción de co­mu­ni­ca­ciones crí­ti­cas. Defensa siempre ha mos­trado re­celo res­pecto a las em­presas que par­ti­cipan en el sis­tema de se­gu­ridad na­cio­nal.

La operación supondrá una bombona de oxígeno en el intenso proceso de reestructuración que viene realizando desde hace tiempo el grupo industrial asturiano. Eso se ha dejado notar de inmediato en su cotización. En lo que va de más, las acciones de Duro Felguera se han revalorizado cerca de un 60%, reduciendo sus pérdidas anuales ya por debajo del 30%, dejando de ser de este modo el farolillo rojo del mercado este año.

Una operación que para Indra tiene todo el sentido, pues de confirmarse vendrá a reforzar su división de Defensa. Y no hay nada como tener al Estado como padrino. En este sentido, el Gobierno ha adjudicado a la tecnológica el contrato para el recuento en las elecciones generales a celebrar el próximo 10 de noviembre.

La adjudicación, realizada mediante un procedimiento de emergencia ante la premura de fechas, contempla una retribución de cerca de 6 millones de euros. Contrato que se suma a la decisión del Ejecutivo de darle el liderazgo en el proyecto del sistema de defensa electrónica del nuevo caza europeo frente a otras grandes empresas como Airbus.

Pero Indra no solo cuenta con el apoyo del Estado. En estos días se ha conocido también un informe muy favorable para el grupo de la firma de inversión francesa Kepler. Los analistas de esta entidad han elevado la recomendación de Indra a comprar con un precio objetivo de 12 euros por acción, aprovechando su elección como socio clave en el Eurofighter Thyphoon.

La firma cree que la elección como coordinador nacional industrial de este proyecto supone un gran paso para la cotizada española. No solo supondrá un espaldarazo para su imagen, sino que además le servirá de palanca para ganar más contratos y reforzar aún más su sólida división de defensa, ya de por sí con una importante cartera de pedidos. Circunstancia que dará mayor visibilidad a sus previsiones de negocio con un crecimiento de las ventas de un dígito alto en los tres próximos años y un margen operativos del orden del 13%.

Por si eso fuera poco, habría que añadir el proceso de recuperación de la división de Tecnologías de la Información (TI) después de años de ventas modestas una vez depurada la cartera de pedidos. Esta área aportará un crecimiento de algo más del 5%. Todo ello permitirá al grupo consolidar la tendencia de crecimiento con perspectivas de un mayor repunte en los próximos años.

La valoración de Kepler implica un potencial de subida de cerca del 60%. La excusa perfecta que estaba esperando el mercado para lanzarse de nuevo a tomar posiciones en el valor después de los ajustes sufridos en los últimos meses. La cotización de la compañía subió un 12% la semana pasada, el segundo mejor valor del Ibex 35.

Alza que le ha servido para situarse de nuevo por encima de los niveles de principios de año, sobre los 8,5 euros por acción, tras haber llegado a caer por debajo de los 7 euros durante el mes de agosto. Este impulso se ha servido además para romper importantes resistencias que le colocan en una clara posición para retomar la tendencia alcista.

Artículos relacionados