LA SEMANA BURSÁTIL

La Bolsa muestra su mejor cara

Tras pasar por mo­mentos de­li­ca­dos, los mer­cados han lo­grado reac­cionar en las úl­timas se­siones no solo para salvar sino para con­so­lidar con hol­gura la cota de los 9.000 pun­tos. Un no­table alivio al ale­jarse los te­mores de una nueva re­caída como la su­frida en agosto.

En concreto, el Ibex 35 salvó la semana pasada con un alza del 3,5%, su mejor semana desde enero de 2018, corrigiendo un mal comienzo de mes, para quedar en puertas de los 9.300 puntos.

Una notable mejora justificada por el inicio de la nueva ronda de contactos entre China y Estados Unidos en busca de resolver sus diferencias comerciales. Aunque los operadores siguen sin vislumbrar una solución a corto plazo se esperan un acercamiento de posturas tras ponerse en evidencia los perniciosos efectos de la guerra comercial en sus respectivas economías.

Los miembros de la Fed ya empiezan a advertir de la posible necesidad de un nuevo recorte de tipos de interés si los indicadores económicos norteamericanos mantienen los síntomas de debilidad mostrados en los últimos meses. De momento, la entidad ha anunciado que comprará bonos del Tesoro. Es decir, que se hará trampas al solitario si es preciso.

Un panorama complejo que está provocando grandes disensiones entre los analistas. Unos creen que no hay riesgo de una desaceleración brusca y de haber una nueva crisis esta sería más suave, aunque más larga si los gobiernos no toman medidas. En cambio, otros muchos temen un parón más severo de lo previsto sin que los grandes bancos centrales tenga demasiado margen de actuación.

División de opiniones que se está trasladando a la bolsa española con unos sectores que vienen descontando una fuerte recesión y otro que siguen subiendo como si nada pasara. En este sentido, lo más seguro es que al final se imponga una cierta normalidad y que en los próximos meses se mantenga una rotación de inversiones que reduzca diferencias entre inversiones.

Aunque este movimiento no tiene por qué suponer grandes alzas en los indicadores si se espera, al menos, una suave tendencia al alza en la recta final del año. Eso explicaría la intensa recuperación del sector bancario en los últimos días.

El impulso final de año, en cualquier caso, dependerá todavía de algunos otros factores por resolver como el Brexit, cada vez con menos influencia en el mercado pero que todavía se deja sentir, y especialmente de la nueva temporada de resultados empresariales, que en los últimos trimestres tampoco ha tenido gran peso pese a su balance positivo.

Las tensiones geopolíticas, con un conflicto soterrado en Oriente Medio, también podría jugar un papel determinante en el desarrollo de los mercados financieros en el corto plazo. Por eso conviene esperar y ver.

Calendario semanal de Bolsa

Los datos de producción industrial marcarán el devenir del mercado en los próximos días, junto con algunos informes de coyuntura económica y los datos de inflación, aunque estos últimos ya en mucha menor medida. La continuidad de la tendencia alcista del mercado en estos días estará además condicionada por el vencimiento de derivados.

Hoy lunes arranca la semana con la balanza comercial de China, un dato muy importante en medio de las conversaciones para resolver la guerra arancelaria con EEUU. También generará gran interés la producción industrial en la zona euro, máxime después de los síntomas de debilidad mostrados en los últimos trimestres.

A primera hora de la sesión del martes se darán a conocer las cifras de inflación en China y de producción industrial en Japón. Ya a media mañana se publicarán los datos de paro en el Reino Unido y el índice de confianza empresarial ZEW, cuya previsión no es nada halagüeña por el temor a la ralentización económica. A primera hora de la tarde se espera el índice de la Fed de Nueva York.

La agenda financiera internacional del miércoles viene aún más cargada de citas relevantes. Este día, los inversores deberán estar pendientes de los datos de IPC en el Reino Unido y de la zona euro, donde también se publicará la balanza comercial. Desde EEUU, llegarán las ventas al por menor, el índice de confianza constructora NAHB y el libro Beige que permitirá conocer el estado de salud actual de la economía norteamericana.

El jueves, los datos más importantes se darán a conocer al otro lado del Atlántico. Entre ellos destacan el índice de la Fed de Filadelfia, la construcción de nuevas viviendas y los permisos de construcción, así como la producción industrial y la capacidad de utilización.

La atención en la última sesión de la semana, el viernes, se centrará en los datos de IPC de Japón, la producción industrial, PIB y ventas al por menor en China, pero sobre todo en el índice de indicadores que permitirá conocer las perspectivas en la evolución de la economía norteamericana en los próximos meses. Este día, habrá vencimiento de derivados, lo que puede ejercer de caja de resonancia en la tendencia marcada a lo largo de la semana en el mercado.

Artículos relacionados