Las de la banca se abren a todo tipo de po­si­bi­li­dades en un es­ce­nario muy com­plejo

Las gestoras de fondos se reinventan para hacer frente a la era de los tipos bajos

La re­gu­la­ción, cada vez más exi­gente, se suma al de­te­rioro cons­tante de los már­genes

Tipos de interés
Tipos bajos de interés.

La in­dus­tria de los fondos de in­ver­sión es uno de los grandes ca­la­deros de in­gresos de la in­dus­tria fi­nan­ciera es­pañola. Es un in­menso mer­cado de más de 270.000 mi­llones de euros que sin em­bargo vive un mo­mento de 'impasse'. Tras el enorme susto del tramo final de 2018, cuando los in­ver­sores re­ti­raron más de 3.000 mi­llones de euros en dos me­ses, la evo­lu­ción de las sus­crip­ciones netas ha en­trado en en­ce­fa­lo­grama plano.

El sector lidia con la dura realidad de que viene una larga era de tipos de interés bajos. Los márgenes del negocio se van a seguir estrechando, a lo que se une el aumento continuo de la presión regulatoria. Y aprieta también la competencia de los nuevos jugadores 'fintech', que con precios muy competitivos y ofertas cada vez más completas se hacer notar cada vez más. ¿Cómo están afrontando la nueva realidad las grandes gestoras españolas?

"Están abiertos a todo tipo de posibilidades, aunque la opciób de deshacerse de las gestoras mediante la venta a un tercero se diluye cada vez más. El de los fondos es un negocio que aporta comisiones estables, demasiado goloso como para despredenderse de él así como así. Pero hay otras fórmulas como los acuerdos comerciales, la entrada de socios o las adquisiciones que se antojan muy necesarias en un mercado que no deja de cambiar", señala un analista del sector.

Por ejemplo, Unicaja ha frenado la venta de su gestora de fondos, con un patrimonio de más de 5.300 millones de euros y por la que se había interesado Santalucía. Además, Sabadell sigue estudiando posibles alianzas estratégicas en su filial de gestión de activos, con cerca de 35.000 millones de euros bajos gestión. Mientras, otros grupos bancarios buscan la mejor fórmula para adecuarse al ritmo que marca el escenario de tipos de interés en la zona euro.

En el sector existe el convencimiento de que el movimiento de concentración en el sector es inevitable. Apenas cuatro gestoras concentran más del 50% del patrimonio total gestionado y unas 60 firmas no llegan a los 1.000 millones de euros. Con estas cartas sobre la mesa, el tamaño es cada vez más importante para proteger los márgenes en un momento en el que salvo en renta fija y en mucha menor menor medida en renta variable internacional, este año se están produciendo reembolsos en todas las categorías de fondos.

Los expertos creen que habrá más adquisiciones y alianzas que fusiones entre gestoras, a la caza y captura de equipos y productos que amplíen la oferta de las grandes entidades. "Quien quiera rentabilidades tendrá que asumir muchos más riesgos a partir de ahora. Con la renta fija no vale, por lo que hay que introducir elementos de sofisticación que las operaciones corporativas permiten", señalan en fuentes del sector.

La compra del 10% de Abante Asesores por parte de Mapfre, la oleada de adquisiciones de Mutua Madrileña (el 50,01% de Alantra Wealth, el 30% de EDM y el 20% de Cygnus) o, hace ya dos años, la compra por parte de Santa Lucía del negocio asegurador en España de Aviva, con la gestora de incluida, son sólo el principio de un movimiento de muy amplio espectro que puede cambiar es cuestión de muy pocos años la faz de la industria de fondos española. La gran reestructuración sigue en marcha.

Artículos relacionados