Monitor de Consumo Bancario

El pro­ducto fue in­tro­du­cido en España en 1954 por la com­pañía Diners Club Spain

Las tarjetas de crédito cumplen 65 años con un futuro incierto

Aún son, con las de dé­bito, el medio de pago más ex­ten­dido del país, frente a las 'app' mó­viles

Pago con tarjeta
Pago con tarjeta

Cumplen 65 años con buena sa­lud, pero, como todos los se­xa­ge­na­rios, con un ojo puesto en los nuevos va­lores que ame­nazan con ace­lerar su ju­bi­la­ción. La tar­jeta de cré­dito ce­lebra el aniver­sario de su lle­gada a nuestro país como el medio de pago do­mi­nante entre los es­pañoles -junto a la de dé­bi­to-, pero la om­ni­pre­sencia de Internet y de los 'smartphones' ame­nazan se­ria­mente su rei­nado, al menos en su for­mato fí­sico.

Corría el año 1954 cuando la compañía Diners Club aterrizaba en una España depauperada y empobrecida, llevando bajo el brazo un producto revolucionario: un objeto que permitía abonar cualquier tipo de compra sin necesidad de dinero en efectivo. El cartón de aquella arcaica ficha pronto sería sustituido por el plástico, dando lugar a la expresión 'dinero de plástico'.

En 1978, el banco BBVA (entonces Banco Bilbao) fue el pionero en presentar al mercado una tarjeta de crédito desarrollada en España. Con la llegada de los 80 y la modernidad, el uso de los 'plásticos' se generalizó por completo, manteniendo una productiva convivencia con el dinero en efectivo en las compras que se mantiene hasta hoy.

Sin embargo, las inacabables funcionalidades de los dispositivos de nueva generación amenazan con 'jubilar' a las que durante varias décadas han sido la representación del consumismo rápido y fácil.

El pago a través del móvil, al alza

Bien es cierto que el día en que las tarjetas de crédito sean cosa del pasado parece aún lejano. Según un estudio del Banco Cetelem, son, junto a las de débito, el medio de pago preferido de los españoles (un 35 y un 50% de los encuestados, respectivamente, las señalan como su opción predilecta para hacer sus compras).

El pasado año, el volumen total de compras realizadas en nuestro país mediante su uso rozó los 150.000 millones de euros en 4.000 millones de operaciones. En la actualidad, se estima en 36 millones el número de tarjetas de crédito que circulan en el territorio nacional, lo que da buena cuenta de su tremenda penetración en la vida cotidiana.

Sin embargo, la evolución digital no perdona a nadie. El volumen de pagos que se realizan a través de teléfonos móviles inteligentes (los llamados 'smartphones') ya ha alcanzado los 1.700 millones de euros, y las cifras no harán sino aumentar en los próximos años.

De hecho, uno de los sectores que más atento ha de estar al imparable crecimiento de los pagos digitales es el de las empresas emisoras de nuestras tarjetas: los bancos. La consultora Accenture ha pronosticado que las entidades financieras podrían perder cerca de 260.000 millones de euros, el 15% de sus ingresos, si no se adaptan eficientemente a los nuevos métodos de pago.

Artículos relacionados