Telefónica, Colonial o Corporación Alba re­ciben apoyos de sus ór­ganos de ad­mi­nis­tra­ción

Los consejeros reactivan las compras de acciones con el Ibex por debajo de 9.000

Los ana­listas creen que el mer­cado es­pañol no puede bajar mucho más desde estos ni­veles

Telefonica
Telefónica.

Los con­se­jeros de las em­presas es­pañolas han sa­cado la car­tera para apoyar a sus com­pañías. En este primer tercio del mes de oc­tubre están aflo­rando al­gunos de los mo­vi­mientos de los úl­timos días y se­manas en com­pañías como Telefónica, Inmobiliaria Colonial y Corporación Alba, cuyos con­se­jeros han ad­qui­rido tí­tulos en dis­tintos mo­men­tos. Algunos de ellos, en este úl­timo mo­vi­miento ba­jista que ha dado con los huesos del Ibex por de­bajo de los 9.000 pun­tos.

Una corrección que no ha dejado indiferente a los hombres y mujeres más fuertes de las compañías. La semana pasada, Carlos March Delgado compró algo más de 13.000 acciones de Corporación Alba a 43,10 euros por acción, mientras que el consejero de Colonial, Carlos Fernández-Lerga se hizo con 739 acciones de la socimi, que está firmando un gran año en bolsa con una subida superior al 40% y ha resistido bien la corriente vendedora general de los últimos días.

Antes, en agosto (la participación ha aflorado ahora) María Luisa García Blanco compró 10.000 acciones de Telefónica a 6,77 euros. Es consejera independiente de la operadora desde abril del año pasado, cuando sustituyó a Eva Castillo. Desde la compra, la acción de Telefónica apenas se ha movido de lugar. De momento, el precio de adquisición de los títulos de García Blanco está representando un importante suelo para la cotización de la compañía.

"La sensación general es que la bolsa no puede caer ya mucho más desde los actuales niveles. Ya se ha descontado la parte más fea de un escenario marcado por la guerra comercial, los aranceles, el interminable proceso del 'Brexit' y, en clave nacional, las elecciones generales del 10 de noviembre. Creo sinceramente que ya no hay mucho que perder en mercados como el español. Las últimas grandes operaciones de consejeros lo demuestran", señalan en una gran gestora.

Se refieren concretamente a las realizadas el pasado mes de septiembre por el consejero delegado de BBVA, Onur Genç, que adquirió 100.000 títulos de la entidad a 4,52 euros. El título del segundo banco español se mantiene prácticamente en los mismos niveles. Por lo tanto los consejeros (que cuentan con el máximo nivel de información) parecen estar ajustando muy bien sus apuestas a la realidad de unos mercados de bolsa difíciles.

En este punto, que compren los consejeros debe ser interpretado como un signo de confianza, como un mensaje de que el riesgo bursátil en sus empresas se ha transformado en una oportunidad. Estos movimientos no garantizan plusvalías, desde luego, pero pueden ofrecer orientaciones jugosas al conjunto de los inversores. Máxime como cuando ahora las bolsas están en un momento de 'impasse', atentas un entorno geopolítico muy tenso.

Las compras llegan, además, a pocos días del comienzo de la temporada de resultados, por lo que las pistas pueden ser aún más valiosas. El mercado no espera grandes sorpresas en las cuentas de las empresas españolas y cree que su impacto será muy limitado con los inversores más atentos a los grandes problemas globales.

Artículos relacionados