La eléc­trica acaba de des­em­bolsar 933 mi­llones de euros por la compra de Hispasat

Sevilla utiliza el apagón de Tenerife para culpar a la CNMC y presionar a Sánchez

Red Eléctrica in­tenta que se re­baje el ‘hachazo’ al trans­porte y la dis­tri­bu­ción eléc­trica

Jordi Sevilla, Red Eléctrica,
Jordi Sevilla, Red Eléctrica,

Los pe­rros dis­pa­rando las es­co­pe­tas... Jordi Sevilla, pre­si­dente de Red Eléctrica, ha echado ba­lones fuera sobre la res­pon­sa­bi­lidad que pueda tener la com­pañía en el fallo eléc­trico que ori­ginó el apagón de Tenerife, y ha vuelto a cargar contra la CNMC por el ‘hachazo’ que quiere aplicar el or­ga­nismo re­gu­la­dor. El ex mi­nistro so­cia­lista arre­mete contra la Comisión, y elude cual­quier grado de culpa de la com­pañía y de sus “magníficos pro­fe­sio­na­les” en su cuenta de twit­ter.

El máximo directivo de la compañía que gestiona la red de alta tensión ha ido nuevamente contra la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia por el recorte que propone el organismo al transporte y la distribución eléctrica. Sin haber sido aprobado dicho recorte, ni aprobado el nuevo sistema retributivo del sector para el periodo 2021-2025, Sevilla ha señalado con el dedo al organismo que preside José María Marín Quemada.

Sevilla quiere utilizar el apagón de Tenerife para ir contra la CNMC en un último intento de que la Comisión rebaje el ‘hachazo’ eléctrico y salvar los muebles de la cotización de Red Eléctrica en Bolsa. La compañía acaba de comprar Hispasat a Abertis con un desembolso de 933 millones de euros por lo que necesita también el respaldo de los inversores de cara a la futura transición energética.

“Nuestro sistema eléctrico tiene magníficos profesionales que ofrecen un suministro de alta calidad. Pero como todo servicio público necesita cuidarlo, mantenerlo, mejorarlo y no recortes, ni ‘hachazos’ que acaban deteriorando el servicio prestado. Ojo”, advierte el presidente de Red Eléctrica.

Ataques continuos contra la CNMC

Y es que, desde que se hicieran públicas en julio pasado las circulares sobre el hachazo al transporte y la distribución de gas y electricidad, el ex ministro de Administraciones Públicas no ha cesado de atacar a la CNMC por la propuesta de recortar la distribución y el transporte de electricidad, en un 7% y un 8,2%, respectivamente. En el documento que hizo público entonces la empresa que controla la red de alta tensión, se acusa a la CNMC de “generar inseguridad” y de “poner en peligro los objetivos de transición energética”.

A su juicio, las circulares de la CNMC no favorecen el cumplimiento de las prioridades estratégicas establecidas por el Gobierno en materia energética e introducen un nivel elevado de “incertidumbre” sobre la retribución de las inversiones, además de ser “discriminatorias” con la actividad del transporte eléctrico.

Asegura también que, recortar el gasto de inversión y mantenimiento en la prestación de un servicio público esencial no es el camino adecuado. Insiste además en que, “los recortes indiscriminados en el gasto sólo conducen al deterioro en la calidad de la prestación del servicio”.

Sevilla comentó en julio pasado que los objetivos del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) se ponen en riesgo si se recortan los techos de inversión y se reducen los estándares de mantenimiento de las redes de transporte. El PNIEC contempla unas inversiones globales de 234.000 millones de euros, de los cuales unos 40.000 millones de euros se destinarán a potenciar las redes de transporte y distribución de electricidad. Pero, ¿quién invierte tal cantidad de dinero en las redes?

Meter presión al Gobierno

El máximo directivo de Red Eléctrica vuelve insistir ahora en esos mismos argumentos de que hay que afrontar fuertes inversiones y que se requiere seguridad regulatoria. Pero también intenta utilizarlo en un intento de parapetarse ante posibles problemas que le pueden sobrevenir a la compañía por parte de las autoridades de las Islas. El presidente del Cabildo de Tenerife, Pedro Martín, ha amenazado con llevar a los tribunales a Red Eléctrica y a Endesa tras el apagón de nueve horas sufrido.

Jordi Sevilla busca, por otro lado, meter presión al Gobierno en funciones de Pedro Sánchez para rebajar el recorte que plantea la Comisión de Competencia. La eléctrica teme que una rebaja fuerte en el transporte afecte a los ingresos y, vaya en detrimento de la cotización.

Además, la compañía acaba de cerrar la compra de Hispasat a Abertis por 933 millones de euros y tiene que digerir este desembolso. Sevilla quiere convertir la compañía en un grupo diversificado y no centrarse solo en el transporte eléctrico, sino también en el terreno de las telecomunicaciones. Su primer paso ha sido cambiar la cúpula directiva para entrar de lleno en el diseño del nuevo plan estratégico de la compañía de satélites.

Este traspié en Tenerife le llega a Jordi Sevilla en un momento político delicado debido al proceso electoral. No hay duda de que los partidos van a utilizar el apagón como moneda de cambio para reclamar mayor atención a las Islas y criticar el abandono de dicen tener.

Endesa ha afirmado que el fallo eléctrico que provocó el corte del fluido eléctrico en Tenerife fue ajeno a la compañía. Por su parte, el director de Operaciones de Red Eléctrica en Canarias, Eduardo Prieto, admitió que un fallo fortuito en un transformador de tensión de la subestación ubicada en Granadilla de Abona pudo ser la causa.

Artículos relacionados