Monitor del Seguro

En la úl­tima dé­cada este ramo fue el que más con­tri­buyó al cre­ci­miento de No Vida

El seguro de Salud ante el reto del aumento de los costes

Factores como la con­cen­tra­ción de hos­pi­tales pre­sionan sobre los gastos

Unespa
Unespa

El Día Mundial del Corazón, ce­le­brado a fi­nales de sep­tiem­bre, se ha des­ti­nado a fo­mentar una vida sa­lu­dable y ha mo­vi­li­zado a mul­titud de aso­cia­cio­nes, or­ga­ni­za­cio­nes, y ase­gu­ra­do­ras. Juegan éstas un papel clave en la di­fu­sión de buenos há­bitos de todo tipo en pro de la sa­lud, y han con­tri­buido a que hoy esté más de moda que nunca ser ‘healthy’, y tam­bién el se­guro de Salud, el motor desde hace ya un tiempo del avance de los se­guros ge­ne­ra­les. Según datos de Unespa, uno de cada cinco es­pañoles tiene ya con­tra­tado un se­guro pri­vado de Salud.

Desde 2009 es el segundo mayor ramo de No Vida (por detrás de Autos), con una cuota del 23,4% en junio, y su peso sigue aumentando poco a poco. A cierre del primer semestre, el volumen de primas ascendía a 4.459 millones de euros, tras crecer un 4,1% respecto al mismo periodo del año anterior, también el mayor avance de entre los principales ramos de No Vida.

Importancia económica

El seguro de Salud aportó el pasado año 0,7 puntos porcentuales al crecimiento de los seguros de No Vida. Según datos del informe ‘El mercado español de seguros en 2018’, elaborado por el Servicio de Estudios de Mapfre, a lo largo de la última década (2008-2018) el ramo que más contribuyó al crecimiento del segmento de No Vida fue el de Salud, explicando el 89,5% del crecimiento total.

El principal motor del avance de estos seguros son las pólizas colectivas, las que contratan las empresas para sus trabajadores en el marco de los planes de retribución flexible, y que suponen ya el 28,9% del total del ramo. El volumen de asegurados crece a un ritmo del 6,7% y un 6,8% el volumen de primas imputadas, mientras que los seguros individuales han crecido un 4% en asegurados y un 5% en primas imputadas.

Desde el Servicio de Estudios de Mapfre también hacen hincapié en el elevado crecimiento en 2018 del número de asegurados del sector de Subsidios e Indemnizaciones (12,4%), “sin duda impulsado por la dinámica de la actividad económica, ya que este tipo de productos es muy contratado por trabajadores autónomos”.

El potencial de crecimiento de estas pólizas en el ámbito de la empresa es muy grande, sobre todo entre las pequeñas y medianas, y en el individual también. Esta breve radiografía del seguro de Salud muestra que el negocio va bien, y que las perspectivas de futuro son buenas. Pero hay muchos retos por delante.

2018 cerró con un ratio combinado del ramo de Salud del 92,6%, el nivel más bajo de los últimos años, y ligeramente inferior al 93,4% de un año antes. Esta mejora se debe a que el crecimiento de las prestaciones pagadas (4,6%) ha sido inferior al de las primas imputadas (5,6%). Pero, ¿se podrá mantener esta tendencia? Probablemente no.

Incremento de costes

Según el estudio mencionado anteriormente, es previsible que durante 2019 se produzca un incremento en los costes de las prestaciones motivado por diversos factores. Hay uno que sobresale por encima del resto: la reciente concentración de los principales grupos hospitalarios. Como consecuencia de esta concentración se ha producido “un incremento en las tarifas que dichos proveedores cobran a las aseguradoras, fruto de su mayor poder negociador, cuyo efecto se verá en los resultados del ejercicio actual”.

También presionará sobre los costes la incorporación de nuevas técnicas diagnósticas y terapéuticas. A lo que se suma que los servicios que ofrece este tipo de pólizas son cada vez más usados por los asegurados. Según un estudio realizado por Mapfre sobre su propia cartera de seguros de Salud, los clientes que han contratado este tipo de pólizas utilizan como mínimo una vez al año los servicios de su seguro, y prácticamente la mitad de los asegurados realiza al menos una prueba de diagnóstico por imagen. Radiografías, ecografías, resonancias y TAC son las pruebas más utilizadas como paso previo a una consulta clínica.

Aunque se prevé un incremento de los costes que puede poner en peligro la mejora del ratio combinado, también es cierto que la transformación digital podría aligerar los gastos. En 2019, las compañías continuarán aumentando los servicios en el ámbito de la salud digital mediante el lanzamiento de app para que los asegurados utilicen de manera automática servicios como la autorización de pruebas o ingresos, reembolso de facturas, e incluso video consultas o chat médicos; el uso de tarjetas digitales; o el empleo de una historia clínica digital.

Y quizá lo más interesante desde el punto de vista del negocio y los costes, se seguirá fomentando la utilización de ‘wearables’ para ofrecer mejores primas a los asegurados que demuestren llevar un estilo de vida saludable, y se potenciarán los sistemas de pago por uso de prestaciones sanitarias.

“Aunque aún es incipiente la digitalización en este sector, parece una tendencia imparable y, en la medida en la que las compañías aseguradoras sean capaces de sacar provecho a la incorporación de nuevas tecnologías para ser más eficientes, se podrá reflejar positivamente en los resultados del sector”, según se destaca en el informe ‘El mercado español de seguros en 2018’. Pero también se advierte que “será clave no solo centrarse en la digitalización de los servicios a los asegurados, sino también en los procesos internos de gestión de las compañías”.

Artículos relacionados