BOLSA

Meliá, pérdida de confianza

La quiebra del ope­rador bri­tá­nico Thomas Cook ha de­jado muy to­cado al sector tu­rís­tico es­pañol, pero a al­gunos grupos más que otros. A pesar de que su im­pacto no ha sido tan ele­vado como po­dría te­merse en un prin­ci­pio, lo cierto es que la co­ti­za­ción de las grandes com­pañías del Ibex 35 li­gadas al sector han sido las que más han su­frido en el mes de sep­tiem­bre.

Entre ellas ha destacado el recorte de cerca de un 6% sufrido por Meliá Hotels, prácticamente lo mismo que lo que venía perdiendo en el acumulado del año. De poco le ha servido los mensajes de tranquilidad lanzados al mercado, asegurando que la caída de unos de sus partners históricos no tendrá ningún impacto directo en su cuenta de resultados.

La cadena hotelera, sin embargo, si ha reconocido un fuerte impacto negativo en el sector tanto por la pérdida de confianza de los clientes como por su impacto en la distribución de las plazas aéreas. Eso podría tener consecuencias negativas a corto plazo, aunque el grupo se muestra optimista respecto a la capacidad del sector para reordenarse en pocos meses y recuperar la demanda de viajes.

Un optimismo que no acaban de compartir los inversores. Su cotización ha caído a su peor nivel desde el referéndum del Brexit no solo por la preocupación por la quiebra del gigante del todo incluido sino, sobre todo, por la fuerte debilidad de sus resultados en los últimos trimestres. El grupo no acaba de levantar cabeza desde 2017, con la excusa de un entorno cada vez más complicado, poniendo en riesgo importantes niveles de resistencia.

Las acciones de Meliá cotizan en la actualidad en torno a los 7 euros por acción, cuando hace poco más de dos años se movían a cerca de 14 euros. Una caída en vertical que podría estar llegando a su fin, según los expertos técnicos. Sobre los niveles actuales encuentra un sólido soporte que debería ejercer de palanca para invertir la tendencia bajista.

Para ello, sin embargo, es fundamental que mejore sus volúmenes de contratación, que en estos se mueven muy por debajo de la media diaria anual. Un mal síntoma. De perder su suelo actual corre un serio riesgo de deslizarse hasta los 6 euros. Una triste situación para uno de los valores que mejores recomendaciones ha estado recibiendo en los últimos años y que aún tiene muchos valedores.

Artículos relacionados