ECONOMÍA

El Banco Mundial rebaja la previsión de crecimiento mundial en 2019 al 2,9%

Cumbre de Washington
Cumbre de Washington

El Banco Mundial ha re­vi­sado a la baja su pre­vi­sión de cre­ci­miento de la eco­nomía mun­dial en 2019 hasta el 2,9%, lo que equi­vale una dé­cima menos que la es­ti­ma­ción an­te­rior, según se des­prende de la edi­ción de enero de su in­forme bi­a­nual 'Perspectivas eco­nó­micas mun­dia­les'.

El organismo también ha revisado a la baja las estimaciones de crecimiento para 2018 y 2020 en una décima, hasta el 3% y el 2,8%, respectivamente.

"El crecimiento se ha debilitado, las tensiones comerciales permanecen elevadas, varias economías en desarrollo han experimentado estrés financiero y los riesgos a las perspectivas se han incrementado", ha explicado el organismo.

Estados Unidos ha visto revisada al alza su estimación de crecimiento en 2018 en dos décimas, hasta el 2,9%, mientras que la previsión para 2019 se ha mantenido en el 2,5%. No obstante, la entidad ha afirmado que aunque el estímulo fiscal ayudará a elevar el crecimiento a corto plazo, también provocará que el déficit fiscal sea "más grande y persistente".

De su lado, se prevé que la zona euro crezca un 1,9% en 2018 (dos décimas menos que la estimación anterior) y un 1,6% en 2019 (una décima menos). La economía de Japón crecerá un 0,8% en 2018 (dos décimas menos), y un 0,9% este año, lo que implica un repunte de una décima.

Los peores datos de la eurozona se deben a la caída en las exportaciones durante 2018 y que en 2019 el conjunto de los países seguirá experimentando un déficit fiscal. Sin embargo, la revisión a la baja de Japón se corresponde con el descenso de la actividad económica asociado a los desastres naturales de 2018. En consecuencia, el alza de 2019 refleja la recuperación con respecto al año anterior.

El Banco Mundial, cuya principal labor es proporcionar asistencia a países en desarrollo, ha advertido de que si la guerra comercial entre Estados Unidos y China contribuye a una ralentización global, los efectos de contagio hacia los países emergentes y en desarrollo "podrían ser profundos".

"De forma similar, una subida brusca de los tipos de interés afectaría de forma severa a los países en desarrollo endeudados, como Turquía y Argentina descubrieron de forma dolorosa este verano", ha añadido la entidad.

Así, la nueva previsión del Banco Mundial es que los países en desarrollo y emergentes crezcan un 4,2% en 2018, lo que implica una rebaja de tres décimas con respecto a la previsión anterior. En 2019 mantendrán ese nivel de crecimiento, lo que equivale a una revisión a la baja de medio punto porcentual.

Artículos relacionados