Analistas y ex­pertos son op­ti­mistas y an­ti­cipan el tras­lado a su co­ti­za­ción

Los proyectos de Sacyr disparan su rentabilidad y hacen olvidar el 'efecto canal'

Su apuesta por Chile o Estados Unidos puede en­grosar más de lo es­ti­mado su caja

Junta de Sacyr
Junta de Sacyr

Sacyr ha su­pe­rado el efecto del laudo par­cial que le obli­gaba a de­volver an­ti­cipos por la am­plia­ción del Canal de Panamá, que han ter­mi­nado re­ver­tién­dose. Y pa­rece que esa puede ser la ten­dencia al sumar los pro­yectos que el grupo tiene entre manos y las pre­vi­siones que ma­nejan los ana­listas en cuanto a la evo­lu­ción de las prin­ci­pales ci­fras de ne­go­cio. La ex­pan­sión y con­so­li­da­ción en Estados Unidos y Latinoamérica puede ser el ca­ta­li­zador ne­ce­sario para dejar atrás el 'efecto pa­na­meño'.

Los 350 millones de euros que la firma que preside Manuel Manrique tendrá que pagar en concepto de devolución de los anticipos que el país le realizó en 2009 y en 2014 para desarrollar las obras de ampliación del Canal de Panamá, minó el hambre de los inversores a mediados del pasado mes de diciembre. Sin embargo, la abrupta caída en los mercados de sus acciones de más de un 15% no descontaban los factores positivos que ejercen de vientos de cola para la empresa.

El principal de todos ellos, su gran apuesta por territorios como Estados Unidos o América Latina. La constructora ya decidió aterrizar en el mercado norteamericano a través de Sacyr Ingeniería e Infraestructuras, filial del grupo multinacional, con el que ha logrado tener una cartera total de unos 320 millones de euros en cuatro proyectos que ya ha cerrado.

El último de todos, el contrato para la construcción de la carretera SR23 en la ciudad de Jacksonville, en Florida, por una cantidad que asciende hasta los 200 millones de euros (229 millones de dólares). Sacyr estima la construcción de un nuevo tramo de 17,7 km de la autopista First Coast Expressway.

Pero no son los únicos grandes contratos logrados al otro lado del Atlántico. La compañía ha conseguido hacerse con el diseño y construcción de dos grandes hospitales en Chile por un total de 356.000 millones de pesos chilenos. Es decir, en torno a los 460 millones de euros. De este modo, se sitúa como el referente en la obra hospitalaria de la región, donde ya dispone de otras concesiones de gran calado.

Simplemente con la suma de estas últimas concesiones se habría paliado el efecto adverso por los anticipos del Canal de Panamá. De ahí a que los inversores hayan revertido la situación de sus acciones y esas caídas previas se hayan reajustado. De hecho, las estimaciones de futuro por parte del consenso de mercado descuentan un escenario completamente distinto a la que se había marcado a principios del mes pasado con más del 80% de recomendaciones de compra.

Todo ello se fundamenta en una situación fundamental de la empresa que sigue en pleno crecimiento. El cumplimiento del plan estratégico debería hacer que su resultado neto avanzara en doble dígito. El mismo consenso espera que su beneficio supere los 230 millones de euros para el 2019, con un Ebitda que puede ser superior a los 530 millones de euros.

A estos pronósticos habría que sumarle la rentabilidad por dividendo que se espera para el presente ejercicio, según los mismos datos, que sería superior al 5,46%. Un porcentaje muy a tener en cuenta, puesto que se encuentra por encima de la media que, a día de hoy ofrece el sector constructor a los accionistas.

Genera caja con Repsol

Por otra parte, cabe destacar que la compañía ha sacado provecho de la evolución positiva de Repsol en bolsa durante el pasado ejercicio para sacar rendimiento mediante los derivados que tiene contratados para cubrir su participación en la petrolera (del 7,69%). En este sentido, la constructora habría ejecutado la operación en el mes de agosto, recibiendo unos 125 millones de euros. De ahí extraerá lo suficiente para el laudo por el Canal de Panamá.

Asimismo, Sacyr incrementó el nivel del precio de una parte de esos derivados de los que dispone y todavía posee plusvalías contables. Las cuales le permiten tener un margen suficiente para acometer cualquier tipo de contratiempo que pueda aparecer en el futuro.

Artículos relacionados