DESDE EL PARQUET

Fluidra, mucho por demostrar

Podía haber sido an­tes, pero la se­mana pa­sada Fluidra al­canzó el nú­mero má­ximo de ac­ciones a ad­quirir pre­visto en su pro­grama de re­compra de ac­ciones puesto en marcha a fi­nales de oc­tu­bre. En con­creto, la firma ha com­prado un total de 482.920 ac­ciones pro­pias, re­pre­sen­ta­tivas de un 0,25% del ca­pi­tal.

En consecuencia, la compañía ha comunicado a la CNMV la finalización de dicho programa, así como la reanudación del contrato de liquidez suscrito con BNP Paribas suspendido temporalmente por este motivo al que se le asignó inicialmente un total de 68.888 acciones y un efectivo de 462.924,57 euros.

Aunque a muchos operadores no les gustan la recompra de acciones -supone malgastar los recursos financieros en vez de destinarlos a actividades más productivas-, lo cierto es que esta operación se ha centrado en un porcentaje del capital bastante moderado y en un momento crítico para la acción que ha ayudado a contener el proceso correctivo.

Al tiempo que estas compras sirven para mejorar la rentabilidad para los accionistas, la compañía ha aprovechado además para hacerlo a buenos precios. A pesar de ello, su cotización ha perdido niveles importantes de soporte en diciembre tras presentar pérdidas de más de 18 millones de euros al cierre del tercer trimestre. Desde el punto de vista técnico, la ruptura de estos soportes abre un gap de caída adicional del 5% hasta la zona de los 9 euros por acción.

Las dos casas de análisis que siguen a la compañía tampoco se muestran muy optimistas en este arranque de ejercicio. Uno recomienda mantener y la otra vender, según Facset. El arranque del año no ha sido de hecho muy positivo para la compañía con una caída en las primeras sesiones de cerca del 4% pese a las buenas previsiones. Su elevado PER de 40 veces rebaja el atractivo de la compañía a la espera de confirmar las buenas previsiones de la consolidación en su balance de Zodiac.

Artículos relacionados