La cons­truc­tora mo­di­fica su po­lí­tica in­ver­sora para re­ducir riesgos fu­turos

A Acciona le sientan mal el conflicto en Llobregat y los riesgos medioambientales

Los ana­lis­tas, como los de Renta 4, re­cortan sus pers­pec­tivas y re­co­miendan so­bre­pon­derar

Acciona
Acciona

El en­fren­ta­miento con la Generalitat de Cataluña por el con­trol de Aguas de Llobregat (ATLL) y la re­duc­ción de su pe­rí­me­tro, tras las des­in­ver­siones abor­dadas en España (CSP, Testa y Transmediterránea) es­ta­rían afec­tando a la va­lo­ra­ción de Acciona. Los ana­listas de Renta 4, de he­cho, han re­cor­tado re­cien­te­mente el precio ob­je­tivo del grupo an­daluz de 103 euros hasta poco más de 96 euros por ac­ción. Han reite­rado su re­co­men­da­ción de so­bre­pon­derar porque aún man­tiene un po­ten­cial de re­va­lo­ri­za­ción atrac­tivo del orden del 25%.

Para ello han tenido en cuenta varios factores que pueden determinar el futuro inmediato de la compañía. El primero es unos riesgos regulatorios limitados en el negocio renovable. Las propuestas por parte de CNMC y Gobierno en materia de regulación a la generación renovable en España, señala la firma, apuntan a un ligero descenso de la remuneración regulada hasta 7,09% desde el 7,4% actual para activos posteriores a 2013, manteniendo el 7,4% para los anteriores a 2013.

Grupo al cual pertenecen la gran mayoría de los activos de Acciona. La compañía no descarta además continuar invirtiendo en España bajo estrictos criterios de estabilidad y rentabilidad.

Respecto a su actividad internacional se mantienen los planes de incremento de capacidad anual previsto entre 400 y 500 MW, centrándose en la obtención de rentabilidad y buscando una mayor diversificación geográfica de la división, incrementada tras la venta el pasado año de su participación en CSP.

Por otra parte, sigue en el aire el conflicto en ATLL. El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña ha apuntado que el contrato en ATLL, donde Acciona cuenta con una participación del 76,05%, no es nulo de pleno derecho, si no anulable, por lo que bajo las cláusulas del contrato se debería compensar a Acciona con un mínimo de 300 millones de euros. La compañía además reclama otros 700 millones por lucro cesante y daños y perjuicios.

De momento, sin embargo, apenas recibirá 54 millones de euros a la espera del recurso por parte de Acciona, por lo que el proceso se dilatará al menos entre 2 y 3 años. Aunque seguirá operando ATLL hasta que la obliguen a cesar su actividad sí dejará de consolidar a partir del 1 de enero de 2019 unas cifras de ventas de 156 millones de euros y un Ebitda de 90 millones.

A respecto, Renta 4 mantiene un sesgo cauto en su valoración y tan solo contempla una indemnización de 300 millones frente a los 1.000 millones que reclama Acciona. En este último caso, su valoración podría aumentar un 10%.

Por lo demás, el resto del negocio de Agua sigue mostrando fortaleza, con alto crecimiento gracias a los proyectos adjudicados en Oriente Medio y el pipeline de la región, donde Acciona tiene importantes planes.

A eso hay que sumar una mejora en el área de Construcción, con crecimientos estable de sus márgenes, así como la importante reducción de su deuda tras las desinversiones llevada a cabo en España que le servirán para recortar sus costes financieros ante el proceso de subidas de tipos previsto en Europa para este año.

Artículos relacionados