LA SEMANA BURSÁTIL

La Bolsa encara el año con buen pie

El cambio de Gobierno en Brasil le ha sen­tado bien a las mul­ti­na­cio­nales es­pañolas allí pre­sen­tes. El pro­grama de Bolsonaro, nuevo pre­si­dente del país, viene car­gado de re­formas es­truc­tu­rales para sa­near las cuentas y acabar con la co­rrup­ción pa­rece haber tran­qui­li­zado a las grandes em­presas con pre­sencia en el país.

Un cambio que ha animado las compras en Telefónica y Santander que a su vez han servido para contrarrestar el mal inicio de año de algunos valores ligados al sector turístico como IAG o Amadeus. Un factor al que se han sumado también las positivas expectativas de cara a la visita de la delegación comercial de EEUU a China para negociar un nuevo acuerdo y, sobre todo, el excelente informe de empleo en EEUU que ha servido para apaciguar los miedos a una posible recesión.

El índice Ibex 35 ha cerrado su primera semana del año con un alza del 2.87% para situarse a menos de 300 puntos de la sicológica referencia de los 9.000 puntos que puede marcar un inmediato cambio de tendencia. Este arranque con el pie derecho, jalean los más optimistas, solo es el principio de una nueva fase alcista en los mercados a corto plazo y más si se observan los ciclos de los últimos treinta años.

Algunos veteranos del lugar recuerdan que después de las crisis de los años terminados en 8 suele venir una recuperación de los activos financieros en los años acabados en 9. Estos rebotes se explican tradicionalmente por las medidas estructurales adoptados por gobiernos y bancos centrales para sustentar la economía, lo que se añade a un mayor atractivo de las cotizaciones.

Una historia repetida crisis tras crisis. Las próximas semanas y meses se presentan, por tanto, con grandes oportunidades de inversión siempre y cuando se confirme la ausencia de riesgos -esos cisnes negros imposibles de vislumbrar- que puedan provocar una recesión global.

De momento, salvo por las malas noticias de Apple, todo marcha por buen camino. Los resultados empresariales seguirán mostrando un crecimiento sostenido, el precio del crudo vuelve a repuntar hacia niveles más lógicos para todos en torno a los 60 euros por barril.

Entre tanto, el cambio del euro se mantiene firme en torno a 1,14 euros frente a las previsiones más negativas que apuntaban un rápido fortalecimiento del dólar, algo que suele suceder en momentos de tensión, hacia niveles cercanos a la paridad. Así que al menos por ahora, los que auguraban un buen año se anotan el primer tanto.

Calendario semanal de Bolsa

Tras un comienzo de año, sin apenas grandes referencias relevantes, el final de las Navidades abre la veda a los indicadores económicos que servirán para conocer cómo ha ido cerrando el 2018 así como a anticipar cuál será la tendencia futura a más corto plazo. Entre ellos destacan las actas de la última reunión en que la Reserva Federal situó sus tipos de interés de referencia por encima del 2%.

Este lunes, los inversores deberán estar atentos a los pedidos industriales y las ventas minoristas de Alemania. En la zona euro también se publicarán cifras de ventas al por menor que ayudarán a calibrar si se están produciendo tensiones inflacionistas. Al otro lado del Atlántico se esperan los pedidos a fábrica y el índice de actividad ISM no manufacturero.

Para la sesión del martes, la atención se centrará en la producción industrial de Alemania y en los datos de clima empresarial y confianza consumidora de la eurozona correspondientes al mes de diciembre. En EEUU, mientras, se esperan algunos indicadores de segunda fila como la firma de nóminas JOLTS o los créditos al consumo, además de la balanza comercial de noviembre.

Lo más destacado el miércoles será la balanza comercial de Alemania, la tasa de paro en la zona euro y, sobre todo, las actas de la última reunión del comité abierto de la Reserva Federal que los operadores analizarán con atención para desentrañar las intenciones de la Fed sobre nuevas subidas de tipos este año.

La agenda financiera internacional del jueves se presenta sin apenas citas importante, salvo por las cifras de inventarios al por mayor que ofrecerá pistas sobre la evolución del consumo y posibles tensiones inflacionistas en EEUU.

El viernes se espera la balanza comercial y la producción industrial en Japón. Atención también a la producción industrial de España tras la ligera ralentización experimentada por la economía en los últimos meses. Desde EEUU llegará además el IPC de diciembre y los presupuestos del Tesoro, dato que cobra especial relevancia tras el reciente cierre de la administración Trump.

Artículos relacionados