DESDE EL PARQUET

REE, más corazón que cabeza

Hay pocos va­lores en el mer­cado con­tinuo es­pañol con la for­ta­leza de Red Eléctrica y con su ren­ta­bi­lidad por di­vi­dendo. La com­pañía, de­di­cada a la dis­tri­bu­ción de energía lleva dos dé­cadas desa­rro­llando una im­pe­cable ten­dencia al­cista, cul­mi­nadas con un nuevo ré­cord his­tó­rico sobre los 20 euros por ac­ción el pa­sado mes de di­ciem­bre.

Un poderío que justifica un arranque de año más pausado en comparación con el resto del mercado. Apenas sube poco más de un 2% en las primeras semanas del ejercicio. Y es que no es de extrañar que muchos operadores se vean intimidados por este empuje sin apenas correcciones. Eso reduce el margen de inversiones a perfiles que siguen confiando en las subidas y capaces de asumir el elevado riesgo de una corrección.

Pese a este miedo relativo, los chartistas siguen observando una estructura técnica de máximo y de mínimos crecientes que parecen garantizar la consolidación de la tendencia alcista. Esta solidez se debe ver confirmada con la superación de la resistencia que encuentra en torno a los 20 euros por acción. De conseguirlo, daría paso a un nuevo movimiento al alza hacia las inmediaciones de los 21 euros.

El escenario contrario, de no lograr superar su actual nivel de resistencia, supondría un posible ajuste que difícilmente iría más allá de los 19 euros, donde encuentra un sólido soporte. Eso supondría un margen de caída del 5%. Teniendo en cuenta la rentabilidad por dividendo del 4,7%, la ecuación riesgo beneficio sigue jugando a favor del valor.

A ello hay que sumar la solidez de su actividad y el proceso de internacionalización puesto en marcha que están dando como resultado un crecimiento constante. El beneficio de la compañía, a falta de presentar sus cuentas de 2018 previstas para el 27 de febrero, estaría mejorando a un ritmo superior al 5%. Con una gran capacidad de generar caja que hace aún más atractivo su PER de 16 veces.

Pese a todo, el consenso del mercado se mantiene mayoritariamente bajista con Red Eléctrica, en una postura aparentemente más visceral que lógica a tenor de los hechos demostrados hasta ahora.

Artículos relacionados