Los prés­tamos mo­deran su au­mento: 34.400 mi­llo­nes, frente a 29.000 mi­llones de un año antes

La banca pone freno al crédito al consumo

Los cre­ci­mientos anuales del 20% ya son his­to­ria, tras la ma­cro­venta de vehículos de agosto

creditos
Créditos.

El cré­dito al con­sumo pisa el freno. Tras el ace­lerón de las ventas de co­ches diesel antes de que en­trara en vigor la nueva nor­ma­tiva de emi­sio­nes, que ha su­puesto un fuerte en­ca­re­ci­miento de los vehícu­los, la fi­nan­cia­ción al con­sumo ha ce­dido po­ten­cia. Después de más de un año de cre­ci­miento ace­le­rado, en el mes de no­viembre del pa­sado ejer­ci­cio, el cré­dito al con­sumo crecía al 18,55%, dos puntos menos que la tasa má­xima re­gis­trada en el mes de agosto.

La puesta en marcha de un nuevo protocolo de emisiones para los coches a partir de septiembre de 2018, ha provocado un fuerte crecimiento de impuestos que ha afectado a la mitad de los vehículos, con un fuerte castigo para los diesel. Esto provocó una fuerte campaña de ventas por parte de los concesionarios, con el objetivo de deshacerse de los vehículos en stock. Esta estrategia desembocó en un fuerte crecimiento de la financiación de un crédito al consumo, que llevaba varios meses disparado.

Los bancos ya habían decidido un año y medio antes incrementar su inversión crediticia en este segmento de mercado, ya que dispone de unos márgenes de beneficio superiores a otras actividades. El préstamo para consumo cuenta con una remuneración entre seis y siete puntos, debido al riesgo de las operaciones, un rendimiento muy superior al crédito para vivienda.

Los préstamos al consumo habían registrado unos crecimientos que amenazaban convertir esta actividad en una burbuja financiera. En septiembre de 2017, el avance era del 10,36% y tres meses después se disparaba hasta el 17,48%. El Banco Central Europeo advertía en uno de sus informes mensuales sobre esta situación que se estaba produciendo en España e Italia y que respondía a una eclosión en las ventas de vehículos.

Máximo anual

Al cierre de marzo del pasado año, esta financiación crecía ya al 19,62% en tasa interanual. El acelerón de ventas ante la fuerte subida de los impuestos llevó a que en agosto, en plena época vacacional, se alcanzara el máximo crecimiento mensual de estas operaciones, nada menos que el 20,57%.

Antes de agosto, los concesionarios de vehículos decidieron matricular todos los vehículos que tenían en sus cocheras. En lugar de tener que subir los precios por un impuesto que podía encarecer el coste en un 5% de media (aproximadamente 600 euros en un coches de 12.000 euros de precio), los vendedores prefirieron ponerles número para venderlos posteriormente como “kilómetro 0”.

Y en esa situación, el crecimiento de la financiación se ha mantenido muy elevado en septiembre y octubre, con avances interanuales del 19,93% y el 20,38%, respectivamente. Las últimas cifras difundidas por el Banco de España hablan de una moderación del crecimiento hasta el 18,55% en el mes de noviembre.

En total, en los últimos doce meses, las operaciones de consumo formalizadas han alcanzado los 34.407 millones de euros. En el mismo periodo del ejercicio precedente, este segmento de préstamos apenas había rebasado los 29.000 millones de euros.

Artículos relacionados