Monitor de Latinoamérica

El 81% de la IED global que emite la re­gión pro­cede de Brasil, México y Chile

España, principal destino de la inversión ‘latina’ en Europa

Las em­presas me­xi­canas en­ca­bezan el des­em­barco en el mer­cado es­pañol

ICO e ICEX
ICEX.

España cons­ti­tuye la lan­za­dera in­ver­sora la­ti­noa­me­ri­cano en Europa, que se rea­liza no­ta­ble­mente a través de las grandes ‘multilatinas’. Según el in­forme ‘Global Latam-México’, ela­bo­rado por ICEX-Invest in Spain con apoyo de Segib, el mer­cado es­pañol se ha con­ver­tido en la gran puerta de en­trada de esas firmas en te­rri­torio eu­ro­peo. España, de he­cho, es el primer des­tino eu­ropeo de la in­ver­sión ‘latina’, con México como gran emisor y Brasil como se­gundo.

La inversión latinoamericana en España, que se ha disparado en la última década, rebasaba ya en stock acumulado los 39.490 millones de euros hasta 2016 y sumaría 57.000 millones de incluirse inversiones mediante entidades de tenencia de valores extranjeros (ETVE), 168 proyectos 'greenfield' y más de 100 operaciones de participación accionarial. Esos 39.490 millones son el 10,4% de la IED que llega a España y sólo EEUU está por delante como destino de la inversión ‘latina’ en el mundo. El informe destaca que la relación inversora España-Latam ha superado la fase de unidireccionalidad derivada del desembarco de multinacionales españolas en el área, y que cada vez más firmas ‘latinas’ entran en España y son parte relevante del tejido productivo.

Los principales inversores latinoamericanos son Brasil (45% de la inversión exterior del área); México (22%) y Chile (15% del total). Los tres aglutinan el 81% de la inversión regional. Tras ellos se sitúan Colombia (7% de la IED que Latam envía al exterior); Argentina (5%) y Venezuela (3%). El resto está a años luz: Uruguay, Perú y Panamá no llegan juntas a 16.000 millones de dólares de inversión. El informe apunta que “la inversión latinoamericana en el exterior es un fenómeno consolidado, aunque en los últimos años haya registrado un retroceso”. Su acumulado sumaba 813.000 millones de dólares en 2017.

Pese a todo, en 2017 se asistió a descenso coyuntural anual: según Cepal, la inversión se redujo un 34%, a 23.416 millones y según Unctad, si bien hubo un alza (a 17.300 millones), fue un volumen muy por debajo de la media de los últimos años. La incertidumbre política de 2017 ante las presidenciales en 2018 en Brasil, México y Colombia favoreció estrategias wait and see, lo que junto al bajo crecimiento del 1,7% que siguió a dos años de recesión, forzó a muchas de firmas a consolidar capital y no abordar nuevos procesos de expansión.

Sin sorpresa (es tendencia desde hace años), México lidera la inversión ‘latina’ en España, con presencia de sus compañías en amplios sectores y un acumulado de 29.591 millones. Y es el quinto mayor inversor a nivel mundial, por delante de países como Alemania u Holanda. A nivel global, México es el segundo mayor inversor de la región: la IED emitida por el país oscila entre 2.600 y 2.900 millones de dólares anuales, con Latam como destino prioritario, seguido de Norteamérica. Por países, EEUU, Brasil, Perú y Argentina son los grandes destinos de la inversión azteca, que se multiplicó por 22 desde 2000, a 158.093 millones, de la mano de firmas como Grupo Kaluz, Bimbo, Gruma, Sigma, Pemex, Cemex, Grupo México, América Móvil, Mexichem, Elektra, Femsa, Alfa o Cinépolis. Eso sí, hay una alta concentración por destinos y 7-8 de cada 10 dólares de inversión van a su mercado ‘natural’: Latam y EEUU.

Brasil es clave para explicar la inversión exterior latina, aunque su entrada en España es menor, y pese a que sus flujos globales han bajado por la contracción económica de los dos últimos años, la caída de las ‘commodities’ y problemas políticos. La IED emitida pasó de 8.400 millones en 2009 a 30.300 millones en 2010 y a 11.000 millones en 2017 y la abanderan firmas como Gerdau, Vale, Vororantim, EBX, GMR, Petrobras, Odebrecht, Electrobras, Camargo Correa, JBS, Marfrig, BRF o Natura. La IED se dirige especialmente a Europa, por delante de Latam y Norteamérica. Los grandes destinos en 2009-17 fueron Holanda, EEUU, Austria, Portugal, Argentina, Reino Unido y España, donde las firmas brasileñas suman una inversión de 3.500 millones de dólares.

Chile es el tercer mayor inversor y el primero en relación a su tamaño económico. Su IED, concentrada en el 88% en Latam, osciló entre 500 y 1.300 millones de dólares en 2009-17. Fuera de Latam y EEUU, sólo China y Hong Kong están entre sus diez primeros destinos. Empresas como Latam Airlines, Falabella, CMPC, Embotelladora Andina, Masisa o Luksic lideran la inversión. Colombia concentra en Perú el grueso de la IED, pero comienza a ganar peso en Europa y España. Tiene como firmas abanderadas a Gerfor, Grupo ISA, Empresa de Energía de Bogotá, Ecopetrol e Interconexión Eléctrica. Argentina invierte sobre todo en Latam, EEUU y España, con Grupo Assa, Globant, La Martina y Paez como ‘motores’. Venezuela dirige la IED a Colombia y EEUU, con PDVSA y Banesco en cabeza. En Perú destacan Ransa, Belcorp y AJE.

En la presentación del informe, la consejera delegada de ICEX, María Peña, destacó que en los últimos años se ha asistido a una “consolidación" de la internacionalización de las empresas latinas. “El número de empresas con inversiones exteriores se ha multiplicado y proceden de países más allá de los tradicionales emisores como Brasil, México y Chile”. Más allá de su relevancia en sus países y en la región, muchas firmas se han convertido en líderes globales en su sector. A título ilustrativo, el informe cita a Cencosud (Chile), Embraer (Brasi); Gruma (México) o Globant (Argentina) como grupos con fuerte presencia internacional

Artículos relacionados