La lle­gada pre­vi­sible de las elec­ciones siempre dis­para el nú­mero de li­ci­ta­ciones

La obra pública sigue tirando de la economía ante el horizonte electoral

Durante el 2018 ha ba­tido todos los ré­cords con 15.900 mi­llones de eu­ros, un 24% más

Obras del AVE
Obras del AVE

La cons­truc­ción está de nuevo de en­ho­ra­buena en España y así se va a man­tener du­rante 2019. En el pa­sado, al­canzó ni­veles de ré­cord con un avance de un 24% res­pecto al ejer­cicio an­te­rior hasta los 15.900 mi­llones de euros –la mayor cifra en los úl­timos ocho años– y con el ho­ri­zonte de las elec­ciones mu­ni­ci­pales y au­to­nó­micas en el mes de mayo se es­pera que esos datos se in­cre­men­ten. Esa ha sido la tó­nica ha­bi­tual en pe­riodos elec­to­rales y no se prevé que vaya a cam­biar.

Las constructoras españolas ya se frotan las manos ante lo que viene. No importa la incertidumbre que ahora mismo subyace sobre la economía mundial, con Estados Unidos como máximo exponente, si es que los pronósticos que se barajan se terminan cumpliendo. En concreto, la obra pública seguirá manteniendo un número de licitaciones elevadas, que deberían superar los 16.000 millones de euros.

Y es que las administraciones locales hasta ahora se mantienen como la primera fuente de licitación de obras ante las elecciones municipales el próximo mes de mayo. Sin ir más lejos, hasta noviembre, los ayuntamientos, diputaciones y cabildos habían sacado a concurso proyectos por valor de 6.458,54 millones de euros, incrementando en un 44,7% el volumen del año anterior y acaparando el 44% de la licitación del conjunto del país.

Por su parte, las comunidades autónomas promovieron trabajos por 3.762 millones de euros, un 8,5% más y el 25,7% del total. Se trata de unos números similares a los que hace referencia el propio Ministerio de Fomento. Aunque destaca la caída del 13% en la licitación de Cataluña, aún se mantiene como tercera región por volumen de obra por detrás de Madrid y Andalucía.

De esta manera, fuentes del mercado consultadas explican que, directamente, el número de contratos va a aumentar de manera considerable durante el “primer trimestre del 2019”. Especialmente esto será en las “administraciones locales y también en las comunidades autónomas” y será en este periodo donde se moverán un mayor número de licitaciones durante todo el año.

Si todo marcha según lo previsto servirá para que todo el año pueda generarse un nuevo récord, que podría acercarse a niveles de antes del 2010, justo cuando la obra pública comenzó a descender en plena crisis económica. Con esa tendencia, constructoras como Sacyr, Ferrovial, ACS o FCC, podrían tener un pequeño extra dentro de sus balances, teniendo en cuenta que la confusión global de los mercados sigue jugando malas pasadas.

Aumentar el nivel del 2018

El objetivo, cuanto menos, es aumentar la inversión en obra pública del conjunto de administraciones públicas del 2018, que asciende a los 15.900 millones de euros, según los datos publicados por la patronal de grandes constructoras y concesionarias Seopan.

La patronal constructora cree que la licitación “sigue en niveles cercanos a los mínimos históricos”, puesto que será equivalente al 1,3% del PIB en 2018, frente a la media del 2,5% del PIB que supuso en los últimos 23 años. Además, la promoción de obra pública incluso ha sorteado cualquier eventual parón como consecuencia del cambio de Gobierno a comienzos del pasado mes de junio.

Tanto es así que el Ministerio de Fomento, principal órgano inversor de la Administración central, licitó obras por 876 millones en los cinco primeros meses del año, que ascendieron a 3.000 millones de euros durante los seis meses posteriores, una vez que se ejecutó la moción de censura a Mariano Rajoy.

Así, en los once primeros meses del año, Fomento disparó un 66,4% la licitación de obras, hasta llegar a los 3.877 millones de euros. Un sujetado por el impulso de las obras del AVE, que sumaron 2.675 millones de euros, seis veces más que un año antes, que contrarrestaron la caída del 75,5% de la promoción de carreteras. La meta ahora es agrandar todas esas cifras y hay un motivo para pensar que así será.

Artículos relacionados