Monitor del Seguro

En el ám­bito nor­ma­tivo se se­guirá ha­blando de las normas con­ta­bles y la IDD

Los retos y tendencias que marcarán el camino al sector asegurador este año

La trans­for­ma­ción de las com­pañías tra­di­cio­nales será cada vez más vi­sible

Allianz Seguros
Allianz Seguros

Nuevo año, nuevos re­tos, o no tan nue­vos. En el sector ase­gu­rador la tec­no­lo­gía, el in­sur­tech, nuevos com­pe­ti­do­res, en­ve­je­ci­miento de la po­bla­ción, tipos de in­te­rés, IDD, cam­bios con­ta­bles. En el ám­bito nor­ma­tivo, la ava­lancha re­gu­la­toria se­guirá siendo ‘la nor­ma’. Algo a lo que la in­dus­tria ase­gu­ra­dora está más que acos­tum­brada desde que en 2016 entró en vigor Solvencia II, re­gu­la­ción a la que, por cierto, le toca una re­vi­sión en 2020 en la que ya tra­baja el su­per­visor eu­ro­peo.

Ahora es el momento de implementar nuevas normas contables, de mediación, de protección de datos, de blanqueo de capitales…

Por su impacto en el sector destacan de entre todas ellas las nuevas normas contables y la Ley de Distribución (IDD). Entre las primeras, la NIIF 17 sobre la contabilización de los contratos de seguros es la que más quebraderos de cabeza está dando a las compañías. Su objetivo principal es proporcionar mayor transparencia y comparabilidad al mercado en lo que respecta a la información sobre la rentabilidad de los seguros y la situación financiera de las entidades.

Según explica la organización especializada en auditoría y consultoría Mazars, “la NIIF 17 implica más que una simple modificación contable, es una norma compleja que supondrá cambios de gran calado frente a la normativa actual. Establece principios que impactarán tanto en la forma de reconocer y medir los beneficios de los seguros, como en el proceso de cálculo de las provisiones técnicas y modificará la presentación y la información a revelar en los estados financieros de las aseguradoras. Desaparecerá el concepto de primas de la cuenta de resultados y su presentación se asimilará más a una cuenta de resultados por márgenes”.

Por tanto, el impacto será importante. Supondrá cambios en la estrategia, los procesos y sistemas de tecnología de la información y requerirá mayor coordinación entre los distintos departamentos: negocio, finanzas, actuarial, gestión de riesgos…. “La dificultad de implementación de esta norma y la preocupación de los grupos aseguradores por incumplir los plazos, ha hecho que el regulador europeo haya considerado las peticiones de la industria de ampliar los plazos para su aplicación y haya retrasado su entrada en vigor al 1 de enero de 2022”. Así que el año que viene seguiremos hablando de esta norma contable.

Hay otra norma contable que está rondando y que también tendrá impacto en la industria: la NIIF 9, que busca simplificar los requerimientos de clasificación y evaluación de los instrumentos financieros; la modernización del proceso de reconocimiento de deterioro, basándose en el modelo de pérdida esperada en sustitución del modelo de pérdida incurrida establecido en la IAS 39; y la mejora en el actual enfoque de contabilidad de coberturas. Según comenta Mazars, “supondrá un cambio importante en la contabilización y la gestión de los activos financieros de las entidades”, y añade que, debido a la interrelación y la consistencia de la evaluación y clasificación de los activos financieros conforme a la NIIF 9 y los contratos de seguros que presenta la NIIF 17, la mayoría de las aseguradoras ha optado por retrasar la implementación de esta norma hasta la entrada en vigor de la NIIF 17.

La IDD es otra de las regulaciones que mantiene atareado al sector. Su importancia y calado justifica que la industria haya dedicado buena parte de las jornadas y foros en 2018 a hablar, debatir, analizar y explicar esta normativa, que busca incrementar la protección del cliente, y que, en consecuencia, trae consigo mayores obligaciones de gobernanza en relación al diseño, control de productos y prevención de conflictos de interés; y también un aumento de las obligaciones de información previa que se debe proporcionar al asegurado.

“La implementación de esta normativa está generando impactos tanto en la gestión de las entidades como en la adaptación de sus procedimientos y sistemas de información a los requisitos de información, documentación y custodia”, según destaca la consultora. Esta norma viene impuesta por una Directiva europea que se espera que se trasponga al ordenamiento jurídico español en los próximos meses.

No todos los retos proceden del entorno normativo, los desafíos a los que se enfrenta el sector asegurador se encuentran en otros muchos ámbitos. Mapfre ha identificado varias tendencias que en 2019 marcarán los cambios que se van a producir en la industria. Este año será más patente y visible la transformación que están llevando a cabo las aseguradoras tradicionales. “Con el auge de las nuevas tecnologías, la economía colaborativa y las redes sociales en particular, cada vez son más las personas que utilizan estos medios a la hora de contratar una póliza. Por esta razón, es muy importante que en el sector asegurador, cada empresa se adapte a estas tendencias en la mayor brevedad posible”.

En este entorno las entidades cada vez ofrecerán pólizas más personalizadas con la ayuda de las empresas tecnológicas del seguro, las insurtech. Además, la industria está muy atenta a los movimientos de gigantes como Facebook, Apple, Amazon, Netflix o Google, las conocidas como FAANF, que son grandes recolectoras de información gracias al big data. “No es descabellado pensar que en un futuro no muy lejano se puedan adquirir pólizas a través de estos canales”. Además, se continuará desarrollando el Internet de las cosas (IoT), lo que dará la oportunidad al sector de asegurar nuevos objetos, sobre todo en el sector industrial, ya que cada vez surgirán más vehículos y herramientas que se puedan conectar a internet.

El entorno económico y social también seguirá moldeando la oferta aseguradora, y sus cuentas. Los bajos tipos de interés y el incremento de la longevidad mantendrán los márgenes bajo presión y serán un acicate para el desarrollo de nuevos productos, como los Unit Linked o seguros relacionados con la prevención, la atención a la salud, la dependencia o la jubilación.

Estos retos y tendencias han marcado el Plan de Acción para este año de Unespa. Las líneas de trabajo que la asociación del seguro se ha marcado para 2019 incluyen, entre cosas, realizar un mayor esfuerzo en claridad y transparencia, buscar fórmulas para promover la cultura de la prevención en el ámbito de la empresa, y, cómo no, la innovación. En este último ámbito tendrá un papel destacado el Consejo Asesor de Innovación creado en 2018.

Artículos relacionados