DESDE EL PARQUET

Las cotizadas ante la disrupción tecnológica

La ne­ga­tiva ex­pe­riencia con el sector ban­cario en los úl­timos años está arras­trando a mu­chos clientes in­sa­tis­fe­chos hacia las fin­tech. Pero, estas em­pre­sas, si o si, ne­ce­sitan aliarse con la banca para llegar a mi­llones de usua­rios y ase­gurar su cre­ci­miento fu­turo, es­pe­cial­mente a corto plazo.

Una relación que debe ser colaborativa en interés de la propia banca porque sin las fintech no serían capaces de reaccionar a tiempo a los intensos cambios producidos por la rápida transformación tecnológica en la cual estamos inmersos.

Estas es una de las conclusiones a las que ha llegado Pablo Penas en su libro “10 artículos de Management”, recientemente presentado en el Colegio de Economistas con el que este experto en transformación digital pretende ofrecer las claves para entender la situación actual de las grandes empresas tecnológicas que cotizan en los mercados de valores internacionales.

Empresas como los GAFA; acrónimo formado por las iniciales de Google, Apple, Facebook y Amazon; están cada vez más metidas en distintos aspectos de nuestra vida diaria, creando negocio y compitiendo entre ellas por atraer el interés inversor y garantizar su supervivencia. El 52% de las empresas que cotizaban el año 2000 en el Standard&Poors han desaparecido apenas 20 años después. Una cifra que pone en alerta a los gigantes actuales.

Google, por ejemplo, está destrozando a Microsoft en sistemas operativos para PC, tras hacerlo en “tablets” y “smartphones” porque ha cambiado las reglas del juego, pero eso no significa que Microsoft esté mal. Muy al contrario, la firma de “software” tiene líneas de negocio muy rentables como Office 365 y Azure y los sistemas operativos representan ya menos del 10% de su negocio, frente a un 30% en 2010. Un proceso de transformación que le ha llevado a ser en los últimos meses la mayor empresa del mundo por capitalización tras superar a Apple.

Un puesto de privilegio que no ha tardado en disputarle Amazon con un negocio centrado en el segmento de “retail” y la apertura de nuevos negocios, así como por una oferta multicanal. Un modelo de negocio difícilmente imitable. Ni siquiera Alibaba, su gran competidor asiático, le hace sombra, más centrada en la venta de servicios de marketing.

Cualquier sector, recuerda Pablo Penas, está expuesto a la disrupción digital con la posible llegada de nuevos actores sin apenas estructura. Este es al caso de Airbnb o Uber que rivalizan y canibalizan a los actores tradicionales cambiando la relación con los usuarios y convirtiéndose también en objeto de deseo de los inversores.

Pretendes seguir así los pasos de Facebook, una empresa inalcanzable con más de 2.200 millones de usuarios. Los escándalos de Cambridge Analytica o problemas derivados de la protección de datos pueden ralentizar su crecimiento, pero no amenazan su liderazgo.

En este sentido, el experto recuerda que las empresas pueden obtener mucha información sobre nosotros de gestos tan sencillos como emplear una tarjeta de crédito o de fidelización para pagar. Gracias al análisis de la información que recopilan pueden predecir con una increíble exactitud la probabilidad de distintos hechos o situaciones de nuestras vidas personales. Precisamente, destacan los expertos, el “big data” será uno de los negocios clave en un futuro inmediato en los mercados financieros internacionales, incluso por encima de las energías limpias.

Artículos relacionados