Resalta su "enorme ca­riño" por el banco de Bilbao en el que tra­bajó más de 30 años

Goirigolzarri: "Nunca sospeché que me estuviesen espiando"

Ni él ni su con­se­jero de­le­gado co­no­cieron los es­pio­najes en­car­gados por FG en BBVA

Ignacio Goirigolzarri
Ignacio Goirigolzarri

"Nunca he sos­pe­chado que me es­tu­viesen es­pian­do". Así de ta­jante se ha mos­trado el pre­si­dente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, que du­rante nueve años fue con­se­jero de­le­gado en el BBVA bajo la pre­si­dencia de Francisco González (FG). Goirigolzarri ha mar­cado dis­tan­cias tam­bién sobre el co­no­ci­miento del en­cargo de es­pio­najes al ex co­mi­sario Villarejo, tanto per­so­nal­mente como por parte de su con­se­jero de­le­gado en Bankia, José Sevilla, tam­bién pro­ce­dente de BBVA y FG Inversiones.

El presidente de Bankia estaba muy abierto a hablar de los resultados de su grupo durante 2018 y de la exitosa integración de BMN durante el pasado ejercicio. Pero el pasado persigue a José Ignacio Goirigolzarri y es consciente de ello el que fuese consejero delegado del BBVA en la época de los encargos de espionaje por parte del ahora presidente de honor, Francisco González (FG).

Tras 30 años de relación profesional con el banco con sede en Bilbao, Goirigolzarri ha tratado de ser prudente en sus manifestaciones por "el especial cariño a esa casa". Eso sí, tanto él como su consejero delegado en Bankia, José Sevilla, se han desmarcado por completo de los espionajes encargados por el que fuera su presidente en el banco azul.

Incluso, el actual presidente de Bankia se ha mostrado tajante sobre si fueron espiados aún en BBVA o a su llegada al grupo nacionalizado. "Nunca he sospechado que me estuvieran espiando", ha aseverado al tiempo que ha reconocido que todas las informaciones aparecidas sobre los espionajes de Villarejo-FG les ha causado "una enorme sorpresa".

"Ni conocimos ni participamos en nada de lo que se está recogiendo en los medios", ha precisado Goirigolzarri que ha evitado, eso sí, cualquier referencia o valoración respecto a Francisco González, que le tuvo durante nueve años como consejero delegado del BBVA bajo su presidencia única que finalizó en diciembre de 2018, aunque con el cargo de presidente de honor que aún mantiene pese a todo el escándalo.

"Nunca hablo de personas y no voy a hacer una excepción", ha indicado el presidente de Bankia que se ha desmarcado, de esta manera, de las declaraciones de la consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa, que hace unos días calificó a Francisco González como "un banquero modélico".

José Ignacio Goirigolzarri ha deseado todo lo mejor para el BBVA y se ha mostrado convencido de que el actual equipo está investigando la situación con la máxima diligencia posible.

Mala reputación

El presidente de Bankia ha tenido que reconocer que todo el escándalo de la trama FG-Villarejo impacta de manera negativa en todo el sector financiero y se ha remitido a lo manifestado por el actual presidente del BBVA, Carlos Torres, en la carta dirigida a la plantilla del banco y en la que calificaba como "deplorable" los hechos que se investigan.

Eso sí, Goirigolzarri considera que toda la banca reflexione sobre la mala imagen que tiene el sector en la sociedad y en cómo poder transmitir la contribución que hacen las entidades para la buena marcha de la economía y las empresas.

Al mismo tiempo, ha indicado que se mantiene una "exquisita relación" con el Gobierno de Pedro Sánchez, como ya ocurrió con los Ejecutivos anteriores, porque no hay injerencia política alguna pese a la participación mayoritaria que el Estado tiene en Bankia.

Respecto a su proceso de privatización, José Ignacio Goirigolzarri considera que en el momento actual no se dan "las condiciones" por la situación de los mercados, pero confía en un mejor trato a los valores bancarios durante 2019 que permitiría continuar con la salida paulatina del Estado de su capital.

Artículos relacionados