El mer­cado ab­sorbe sin re­chistar casi 600 mi­llones dia­rios de deuda es­pañola

España, un país con mucho crédito entre los inversores

El Tesoro bate ré­cords esta se­mana, con una de­manda de 50.000 mi­llones

Tesoro Publico
Tesoro Público.

El reino de España tiene gancho en los mer­cados in­ter­na­cio­nales y esta se­mana ha de­mos­trado con creces que la compra de su in­gente deuda cuenta con el be­ne­plá­cito de los in­ver­sores in­ter­na­cio­na­les. El Tesoro ha emi­tido un prés­tamo sin­di­cado de 10.000 mi­llones de euros y ha es­ta­ble­cido un ré­cord his­tó­rico, al re­cibir unas pe­ti­ciones que han mul­ti­pli­cado por cinco el vo­lumen de emi­sión.

Las crisis económicas y la modernización del país que se ha registrado en los últimos cuarenta años han conducido al Tesoro público a necesitar del mercado 600 millones de euros cada día. Los inversores, de momento, están del lado de España.

La banca y los fondos mundiales quieren deuda española. Eso ha permitido a España colocar esta semana una emisión sindicada de 10.000 millones de euros en obligaciones a diez años con la mayor demanda que jamás ha recibido. Un tipo de interés que supera en 1,2 puntos al del bono alemán y la situación de incertidumbre en cuando al momento en que Europa subirá los tipos constituyen un viento de cola que sopla a favor del Tesoro público. Los inversores europeos respaldan la financiación de España, como lo demuestra que dos tercios de los títulos se han quedado en el continente.

El Tesoro ha iniciado el año de la mejor manera posible, aunque sus necesidades de financiación se mantienen muy elevadas. Este ejercicio tiene previsto emitir deuda por un importe de 209.526 millones de euros, lo que supone la friolera de 573 millones de euros cada día. Con estas cifras, cualquier inestabilidad en los mercados podría dificultar la positiva senda actual.

En diez años, 800.000 millones más

España cuenta con una deuda pública de 1,16 billones de euros y es el quinto país europeo con mayor endeudamiento. Este pasivo se ha forjado en los últimos cuarenta años. Hasta que se produjo la Transición, era una economía cerrada que apenas necesitaba y así en un año como 1975 no se llegaron a emitir ni 1.000 millones de euros.

Los últimos cuarenta años y la apertura del país al exterior han disparado una deuda que hasta entonces era apenas relevante. El proceso de modernización del país iniciado tras la entrada en la Comunidad Económica Europea constituyó durante un decenio un fuerte estímulo al endeudamiento del país. Pero el crecimiento de las emisiones de títulos del Estado se ha disparado durante las últimas dos crisis económicas registradas en este periodo, las que se produjeron entre los años de 1993 a 1995 y la última, que se ha prolongado desde 2008 al 2014.

En los últimos diez años, la deuda pública ha crecido en más de 800.000 millones de euros, desde los 350.000 millones que existían en el año 2007. Algo que ha llevado al Tesoro público a una estrategia de alargamiento del plazo de vencimiento de este endeudamiento para aligerar las cargas de refinanciación de títulos en cada ejercicio, hasta los 7,45 años actuales. La deuda aumentará en 35.000 millones este año y su coste se sitúa en el 2,39% del PIB.

Artículos relacionados