DESDE EL PARQUET

Ence, un más que fuerte respaldo

Cuando se in­cor­pora una com­pañía al Ibex 35, el precio de su ac­ción tiende a subir de in­me­diato por las com­pras de los fondos para ajustar sus pon­de­ra­cio­nes, y luna vez in­cor­po­rado, tiende a caer en un pro­ceso de ajuste de po­si­cio­nes. Al menos eso es lo que suele ser ha­bi­tual.

En ocasiones, sin embargo, la solidez del valor hace que las compras se mantengan en el tiempo. Este es el caso del Grupo Ence. Desde que se anunciara su paso al Ibex 35 a mediados de diciembre en sustitución del grupo Día, el precio de la acción no ha dejado de subir de forma constante. Es más, las ganancias se han acentuado con la incorporación al selectivo de forma efectiva a principios de año.

Sus primeras tres semanas en el indicador se han saldado con un avance superior al 20%, convirtiéndose de lejos en el mejor valor del mes de enero de este selecto club de empresas más líquidas del mercado español.

Los planes anunciados por la compañía para los cinco próximos años estarían justificando esta fortaleza. Ence tiene como objetivo duplicar prácticamente su Ebitda actual en 2023 apoyado en tres palancas clave, la diversificación -para aprovechar las oportunidades de crecimiento y aumentar la solidez del grupo- un ambicioso plan de inversiones –prevé una inversión por etapas de más de 600 millones de euros tanto en Celulosa como en Energía Renovable- y un bajo endeudamiento que le permita mantener su retribución al accionista por encima del 4%.

Pero quizás, lo que más está valorando el mercado es su alto potencial derivado de su actividad de Energía Renovable. Un negocio que se ha convertido en el ojito derecho del mercado en estos últimos años.

Al respecto, la compañía estima grandes crecimientos en esta actividad ante la necesidad de España de duplicar la generación de energía de origen renovable actual, hasta alcanzar el 70% en 2030. Eso, al margen de los beneficios que está generando la creciente demanda de celulosa en los últimos años y que previsiblemente se mantendrá a medio plazo.

De este modo, la incorporación al selectivo ha marcado un intenso proceso de rebote tras los ajustes sufridos desde los máximos absolutos a cerca de 9 euros alcanzados a principios del pasado mes de octubre. Las malas condiciones del mercado acentuaron el lógico proceso de recogida de beneficios hasta encontrar suelo sobre los 5 euros.

Su principal resistencia para volver a sus máximos se encuentra ahora sobre los 7 euros, nivel que marcará la verdadera consistencia de la compañía en Bolsa.

De momento, Ence cuenta con la confianza de los operadores. Desde el mes de octubre, el grupo de energía y celulosa ha duplicado el respaldo recibido por los analistas y ahora más del 80% de las firmas que siguen el valor aconsejan comprar o sobreponderar.

Artículos relacionados