Instituciones y em­presas fa­mi­liares buscan en el ne­gocio ren­ta­bi­li­dades sig­ni­fi­ca­tivas

El capital riesgo se adentra en un gran 2019 por la tensión en los mercados

Los fondos apro­ve­chan el ex­ce­dente de li­quidez para ser cada vez más grandes

capital riesgo
Capital riesgo.

Mientras las in­dus­trias bur­sátil y de fondos de in­ver­sión se si­guen la­miendo las he­ridas de un ejer­cicio 2018 te­rrible y siempre de más a me­nos, el ne­gocio del 'private equity' es su né­me­sis. Agraciado por el des­plome de las ren­ta­bi­li­dades en los mer­cados de renta va­riable y renta fija y la bús­queda de ren­ta­bi­li­dades sig­ni­fi­ca­ti­vas, el ca­pital riesgo vive ajeno a la des­ace­le­ra­ción ge­ne­ral. Los ex­pertos cons­tatan que 2019 se ha ini­ciado bajo una muy buena es­trella y va­ti­cinan que será un sig­ni­fi­ca­tivo año para el sec­tor.

Hay algunas cifras que explican el fenómeno. Según la última encuesta de Bank of America Merrill Lynch, el nivel de liquidez en las carteras de los grandes patrimonios se ha disparado ya por encima del 12%. Hay que remontarse hasta el mes de marzo de 2016 para encontrar un porcentaje más alto. Por lo tanto, el 'private equity' tiene ante sí un gran filón del que ya obtuvo una jugosa recompensa a lo largo del año pasado.

En 2018, la inversión total en españa se quedó a las puertas de los 6.000 millones de euros. Es verdad que los fondos internacionales coparon más de tres cuartas partes de las operaciones, pero no es menor cierto que la empresas medianas -donde hay más actividad por parte de los fondos españoles- captaron cerca de 1.500 millones de euros. Es la cifra más alta desde que hay registros y demuestra que los grandes inversores nacionales apuestan muy fuerte por el capital riesgo.

"Es difícil soportar un año en los mercados como el pasado. Se ha perdido mucho dinero. Eso no quiere decir que no haya que seguir haciendo apuestas en activos cotizados de riesgo, pero hay que diversificar. Este año elevaremos un 10% nuestra partida de inversiones en fondos de capital riesgo. Y como nosotros muchos otros inversores", aseguran en un 'family office' valenciano e inversor habitual en este segmento.

La cifras de 2018 dicen que los fondos españoles han sido capaces de levantar algo más de 2.150 millones de euros. Es decir, un 16% más que el año pasado. Los expertos creen que las cifras seguirán creciendo en los próximos trimestres en un entorno de volatilidad en los mercados. En estos momentos se calcula que, sólo contabilizando el capital acumulado por las gestoras privadas españolas, hay entre 4.500 y 5.000 millones de euros en disposición de ser invertidos.

En un gran año 2018, firmas como Miura Private quity, GPF Capital, Sherpa Capital, Corpfin Capital, o Nexxus Iberia levantaron fondos en el mercado. Los expertos destacan que estos vehículos son cada vez más grandes. "Se va a levantar mucho dinero en 2019 porque los fondos actuales son insuficientes para dar respuesta a toda la demanda de inversores institucionales y grandes fortunas que quieren diversificar sus inversiones", señalan en fuentes del sector.

Las mismas fuentes creen que el proceso se verá acelerado por otro año de tipos cero en Europa. Si se cumplen las previsiones de una buena parte del mercado que anticipa que el precio del dinero no subirá hasta 2020, será buena noticia para el capital riesgo, cuyos actores salen ganando por dos vías. Por un lado, pueden seguir financiando sus operaciones a precios atractivos. Y por otro, se benefician de la falta de alternativas de los grandes inversores.

Artículos relacionados