CORRUPCIÓN

El Gobierno confirma la preocupación del BCE por el espionaje del BBVA

La mi­nistra Calviño habla de "contactos in­for­ma­les" al más alto nivel

Francisco González, presidente honorifico de BBVA
Francisco González, hasta aquí..

La mi­nistra de Economía y Empresa, Nadia Calviño, ha re­co­no­cido que el Banco Central Europeo (BCE) ha en­ta­blado con­tactos "informales" con el Ejecutivo por la cues­tión del pre­sunto es­pio­naje ma­sivo lle­vado a cabo por el ex­co­mi­sario José Manuel Villarejo por en­cargo de BBVA bajo la pre­si­dencia de Francisco González en 2004 y 2005.

Así lo ha indicado la titular de la cartera económica del Gobierno en la rueda de prensa posterior a la reunión de ministros de Finanzas de la Unión Europea (Ecofin), aunque ha negado que se hayan planteado conversaciones "formales".

Calviño también ha confirmado que, hasta ahora, el presidente de la autoridad monetaria europea, Mario Draghi, se haya puesto en contacto con ella directamente.

Hace poco menos de una semana, Calviño calificaba de "tema serio" el 'caso Villarejo', al ser una situación que puede dañar la "reputación financiera" del BBVA, si bien consideró que está "encauzado" desde el punto de vista penal y afirmó que no le constaban presiones del BCE para echar de la entidad a Francisco González.

El Congreso se inhibe

Por otro lado, La Mesa del Congreso ha rechazado este martes la admisión a trámite de las peticiones de Unidos Podemos para llamar al Congreso tanto a la exvicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega como a los ex dirigentes del BBVA Francisco González y José Ignacio Goirigolzarri por el espionaje encargado en su día al comisario José Manuel Villarejo.

Las solicitudes de comparecencia se registraron la pasada semana tras publicarse en 'Moncloa.com' y 'El Confidencial' noticias sobre las escuchas que grabó el comisario José Manuel Villarejo por encargo del BBVA en 2005, cuando la constructora Sacyr trataba de tomar el control del banco.

En una de esas conversaciones, la entonces vicepresidenta del Gobierno habla con un directivo del Banco Santander sobre el caso de las cesiones de crédito que afectaba a su entonces presidente, Emilio Botín, y le adelantó que ese tema se iba a arreglar; de hecho, el caso fue finalmente archivado al no acusar la Fiscalía. Por eso Izquierda Unida exigió hace unos días la comparecencia de Fernández de la Vega, que actualmente preside el Consejo de Estado.

Y, por otro lado, Podemos reclamó la comparecencia de quienes entonces dirigían el BBVA; Francisco González, que dejó la presidencia y ocupa un puesto honorario; y José Ignacio Goirigolzarri, que era consejero delegado y que actualmente preside Bankia.

Pero la Mesa del Congreso, con el voto en contra de Unidos Podemos, ha rechazado tramitar esas peticiones de comparecencia aplicando la doctrina habitual de los servicios jurídicos de la Cámara, según indicaron a Europa Press fuentes parlamentarias.

Y es que se entiende que el control parlamentario se dirige al Gobierno en ejercicio y no a antiguos altos cargos como Fernández de la Vega, ni a responsables de entidades privadas que ni siquiera están obligados a comparecer (salvo que les llame una comisión de investigación).

Artículos relacionados