ANÁLISIS

Madrid, prueba clave del terremoto interno en los partidos políticos

Manuela Carmena.
Manuela Carmena.

La apa­ri­ción de Vox en el pa­no­rama po­lí­tico pa­rece que ha abierto la caja de Pandora en el seno de todos los par­tidos de cara a un reali­nea­miento para las elec­ciones au­to­nó­mi­cas, mu­ni­ci­pales y eu­ro­peas de mayo. Y cuyo prin­cipal ca­pí­tulo será lo que salga de las urnas en Madrid. De lo que aquí ocurra se podrá ob­tener con­clu­siones y datos re­le­vantes para las ge­ne­ra­les. Seguramente ha sido en Podemos en donde la fa­mosa caja del mito griego ha con­se­guido sus efectos más apa­ra­to­sos.

El aniñado y dulce en apariencia Íñigo Errejón ha anunciado un acuerdo electoral con la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, para crear una plataforma electoral que se presentará en la capital con el objetivo de que esta última continúe ocupando el antiguo edificio de Correos. Y Errejón, que ya era el candidato oficial de Podemos para la comunidad madrileña, sea el nuevo inquilino del edificio de la Puerta del Sol, que curiosamente también fue la sede central de Correos en el siglo XIX.

El anuncio ha caído como una bomba de neutrones -la moderna versión de Pandora- entre la dirigencia de Podemos, encabezada por la pareja Pablo Iglesias-Irene Montero, precisamente el día en que se cumplía el quinto aniversario de la fundación del partido. Errejón ha restado importancia a este detalle o a cualquier otro y ha explicado que no pretende irse del grupo que fundó con Iglesias porque su pretensión es sumar a todos los grupos de izquierda que pueda.

Pero Errejón se ha apresurado a aparecer en la Sexta para explicar su posición y, como el que no quiere la cosa, ha utilizado la pantalla de la cadena para enseñar cómo se hace un cocido madrileño en su modesto piso, que nada tiene que ver con el casoplón de Iglesias-Montero en el municipio para ricos de Galapagar. Primera parte de la venganza satisfecha, que habrá que comprobar si se completa con un sorpaso de Errejón sobre Podemos en las urnas.

En el PP también se han apresurado para marcar distancias con Vox de una extraña manera: haciendo hincapié en una parte de los puntos de vista de Santiago Abascal (desde luego no los que parecen más xenófobos y poco feministas).

La exposición en la Convención del partido corrió a cargo del expresidente Aznar, apartado de la primera línea del partido durante muchos años, no olvidó formular un llamamiento para amarrar los votos vacilantes que miran hacia la ultraderecha.

El líder del PP, Pablo Casado, se refirió al modelo autonómico y al Plan Hídrico Nacional reclamado por Vox. La Convención fue una rectificación en toda regla de la filosofía no comprometida de Rajoy.

Tampoco las cosas están claras en la casa de Ferraz. De vez en cuando los barones inquietan al presidente del Gobierno como ha ocurrido estos días. Hace poco los avisos venían de Castilla-La Mancha, en estos días provienen de Extremadura.

Aquí nada menos que el PSOE ha votado en el parlamento regional con el PP y Ciudadanos una moción para solicitar al Gobierno de Pedro Sánchez que aplique de manera inmediata y con más vigor el artículo 155 de la Constitución para atajar la deriva independentista en Cataluña.

El hecho no es baladí. Otra vez un gobierno socialista autonómico se desentiende de Moncloa, que constantemente recuerda la inoportunidad de aplicar de nuevo el ya famoso artículo. Y el propio Alfonso Guerra en una entrevista censuró que su partido estuviera gobernando con solo 84 diputados.

Finalmente queda Ciudadanos cuya flaqueza en estos momentos consiste en que no le pasa nada, pero tampoco nadie se acuerda de este grupo, están en el limbo.

Es decir que en Madrid aparecen tres formaciones por la derecha y otras tantas por la izquierda. Unos resultados autonómicos y municipales muy difíciles de predecir. Y en la tercera urna, la tentación de muchos electores de votar a Vox para hacer visible su enfado y malestar, porque al fin y al cabo esta elección para los escaños europeos de Bruselas -creen- no los compromete a nada.

Artículos relacionados