OPINIÓN

El film ‘Roma’ retrata a los CDR de Cataluña

Generalidad de Cataluña
Generalidad de Cataluña

La fan­tas­ma­gó­rica exis­tencia de la re­pú­blica ca­ta­lana quedó bien ca­li­fi­cada con la con­tun­dente ex­pre­sión del mosso, o po­licía au­to­nó­mico, cuando dijo que no exis­tía, se­guida de una ex­pre­sión po­pular para estos casos (“¡collons!”), sus­cep­tible de en­ten­derse en cual­quiera de las len­guas que se ha­blan en España. Pero eso no quita que los Comités de Defensa de la República (CDR) sean una realidad do­lo­rosa para aque­llos que su­fren su ma­to­nismo vio­lento en las ca­lles y ca­rre­te­ras, ja­leados sin ver­güenza por el má­ximo di­ri­gente de la au­to­nomía y fi­nan­ciados con lar­gueza.

El matonismo político es una estrategia violenta y cuidadosamente medida, cuyo objetivo es el de anular poco a poco las instituciones del Estado y amedrentar aún más a la población no independentista, que es mayoría numérica. Un caso de matonismo político aparece en la película ‘Roma’, de Alfonso Cuarón que tanto éxito está teniendo, y en la que el director mexicano recuerda los días de su infancia, allá por la década de los setenta del siglo pasado.

El 10 de junio de 1971, un grupo de matones, conocidos como los halcones, rompió de manera violenta una manifestación estudiantil a golpes de varas de bambú, bates y porras, llegando a utilizar armas de fuego cuando no pudieron controlar la situación a su gusto. El que esto escribe era corresponsal en México y tuvo la responsabilidad de cubrir el suceso para la Agencia EFE.

Por entonces, estaba vivo el recuerdo de los luctuosos acontecimientos de octubre de 1968, en vísperas de los Juegos Olímpicos de ese año, en los que cientos de estudiantes fueron abatidos por la policía y fuerzas paramilitares.

En uno de los episodios de ‘Roma’, Cuarón relata como la tata de la familia, Cleodegaria Gutiérrez (trasunto de la que él tuvo en su infancia), mantiene relaciones con un joven del que queda embarazada antes de que la abandone. Le busca para darle la noticia y lo encuentra en un campo ejercitándose con otros jóvenes en las artes marciales, pero él la deja a su albur. Luego el 10 de junio, Cleodegaria se tropieza de forma casual con él y se descubre que es uno de los miembros de los halcones que están reprimiendo la manifestación estudiantil.

Cuarón ha bautizado el film con el título de ‘Roma’ en recuerdo a la colonia (barrio) de Mexico D.F. en la que nació y vivió. También como homenaje al neorrealismo italiano que tantas buenas películas dio al mundo y de cuyo estilo cinematográfico está impregnada la película. Y quizá por el matonismo político que encaja perfectamente en los métodos fascistas que Mussolini legó al mundo en los años veinte y treinta del siglo pasado.

Un sistema de actuación exactamente igual al de los CDR. Si en Cataluña todavía no se han registrado víctimas mortales, en aquella jornada mexicana del 10 de junio hubo 120 muertos. Las víctimas por las que suspiran, tal como han declarado públicamente sin ningún rubor, los principales dirigentes del secesionismo.

Artículos relacionados