Monitor diario

Mediante este sis­tema se dis­pone de datos de con­trol de con­sumo al mejor precio

La Tarifa de Último Recurso y el control del consumo en Podo

La TUR la fija el Gobierno y es la mejor que existe para de­ter­mi­nados usua­rios

Ahorro factura de la luz
Ahorro factura de luz.

A pesar de la ba­jada efec­tuada en los dos meses an­te­rio­res, el precio de la luz vuelve a subir du­rante la pri­mera se­mana de di­ciembre del 2018. El re­cibo del usuario medio al­canza los 80 euros con las ta­rifas se­mi­rre­gu­ladas (PVPC), lle­gando el precio del kWh a una media de 16,61 cén­ti­mos. Las fluc­tua­ciones en el precio de la luz traen en jaque a una gran can­tidad de usua­rios. El bol­sillo de los ho­gares es­pañoles se re­siente cada final de mes cuando llega la fac­tura a los do­mi­ci­lios.

La factura más cara del año 2018, con las tarifas PVPC, se produjo durante el mes de septiembre, llegándose a los 83,55 euros. El máximo histórico tuvo lugar durante el primer trimestre del 2012, cuando el precio medio de la factura de la luz se disparó hasta los 88,66 euros.

Un asunto que está provocando que una gran cantidad de clientes estén cambiando de compañía y contraten sus servicios en nuevas comercializadoras independientes como Podo. En esta guía sobre los precios y lo que tardan en instalarla podemos conocer algunas de sus primeras ventajas.

Pero antes de cambiar de compañía eléctrica, hay que conocer bien la situación en la que nos encontramos. No es lo mismo tener una tarifa TUR (Tarifa de Último Recurso, que ahora se denomina Precio Voluntario al Pequeño Consumidor o PVPC) que una oferta o una tarifa de mantenimiento, conocida como Tarifa de Mercado Libre y en la que el cliente escoge la oferta que más le interesa.

La Tarifa de Último Recurso (TUR)

La tarifa de Último Recurso es aquella cuyos requisitos fija el Ministerio de Industria, lejos de las tarifas que ofrecen las comercializadoras actuales en el mercado libre. Esta tarifa regulada solo la pueden ofrecer las compañías designadas como Comercializadoras de Referencia. Además, solo podremos acceder a ella si la potencia eléctrica contratada en el hogar o en el local comercial no supera los 10 kWh.

Tras la liberalización del mercado eléctrico en el año 2009, cualquier consumidor puede elegir con qué comercializadora eléctrica desea contratar su tarifa energética, ya sea una tarifa de mercado libre o la tarifa de último recurso de la que venimos hablando. Sin embargo, no todas las comercializadoras ofrecen la tarifa TUR, sino aquellas designadas por el Gobierno en base a ciertas características.

La principal ventaja de la tarifa de último recurso es que su precio máximo está fijado por el Estado y su precio medio se mantiene. No obstante, el inconveniente es que el cliente nunca sabe cuál será el precio de la tarificación eléctrica hasta que no le llega a final de mes la factura de la luz a casa.

Este tipo de tarificación eléctrica, a pesar de ser el más habitual, nos limita a la hora de ahorrar, ya que en ningún momento podemos saber el gasto que llevamos acumulado. Es aquí donde entra en juego precisamente una compañía eléctrica como Podo que cambia por completo el modo de tarificación que conocemos hasta la fecha.

El control del consumo en Podo

Surgida en el año 2016, la nueva comercializadora de electricidad Podo ha revolucionado la forma de entender la electricidad. Y lo ha hecho, fundamentalmente, con su propuesta sobre el control del consumo, una estrategia enfocada a potenciar el ahorro entre sus clientes a partir del control del gasto.

Al contratar los servicios de Podo, el usuario recibirá una cuenta de cliente desde la que podrá conocer su consumo estimado en todo momento y a tiempo real, gestionar sus facturas, disponer de consejos para el ahorro, etc.

A su vez, a través de esta cuenta de cliente podrá activar herramientas de ahorro como las alertas de consumo, que notificarán al cliente cuando este se haya excedido en su consumo de electricidad.

La apuesta innovadora de Podo es bien sencilla: el cliente puede controlar su consumo en todo momento para no llevarse sorpresas desagradables a final de mes con la factura de la luz. Realmente, una diferencia más que considerable con respecto a otras comercializadoras y en donde el ahorro se vuelve un asunto mucho más accesible.

A todo esto hay que añadir que, según los principales comparadores de la red, Podo posee en la actualidad las mejores tarifas de luz y gas del mercado energético español. Unas tarifas que además son totalmente personalizadas y que se ajustan a la perfección a las necesidades de consumo de cada cliente.

En definitiva, Podo se ha convertido en una de las mejores alternativas a las eléctricas tradicionales. Su apuesta por el control del consumo, junto a una innovadora tecnología en el uso del big data y la inteligencia artificial, ya está provocando que miles de usuarios estén logrando ahorrar en su factura de la luz.

Artículos relacionados