DESDE EL PARQUET

Poco margen para fusiones bancarias

En el mer­cado se es­pera que este año sea el punto final de la época de tipos gratis del BCE para dar paso a una nueva fase de nor­ma­li­za­ción mo­ne­taria en Europa. Escenario que de­bería ayudar al sector ban­cario es­pañol y eu­ropeo a salir del agu­jero negro en el que se en­cuen­tra.

Pero los analistas recuerdan que esa no es la única solución a los problemas. La banca española debe acometer otro profundo proceso de concentración con el fin de fortalecerse ante imprevistos y evitar situaciones críticas como el pasado. En el horizonte más cercano se presenta la preocupante situación de la banca italiana, que puede ser un importante lastre.

Otros factores a tener en cuenta será el alto coste del proceso de digitalización y la creciente competencia de empresas tecnológicas que amenazan con una significativa reducción de los márgenes

Estos son los motivos por los que en el mercado se está empezando a especular con un posible proceso de fusiones en los próximos meses. Unicaja y Liberbank parecen estar en disposición de abrir el baile..

Los dos bancos medianos ya iniciaron los contactos a finales del pasado año y ahora parecen estar dispuestos a dar el siguiente paso para estudiar la fusión. Si las conclusiones son favorables, la integración daría lugar a la sexta entidad española por activos, con más de 95.000 millones de euros y una cuota de mercado del orden del 4%.

Una operación que cuenta con el beneplácito del mercado, pues ambas sociedades son complementarias y generarían importantes sinergias. La actividad de Unicaja se centra en la actualidad en Andalucía y Castilla León, mientras que el radio de acción de Liberbank se centra en el Norte de España, Castilla la Mancha y Extremadura.

Otras entidades han reconocido también la necesidad de abordar un proceso de concentración El problema estriba, señalan los expertos del sector, en que las fusiones no servirían para generar valor en el actual contexto económico y monetario europeo.

Por eso ven mucho más factible un posible movimiento de adquisiciones de entidades ineficientes por parte de los grandes bancos -ahora no hay mucho donde elegir-, antes que un proceso de fusiones, lo que reduce el margen al esperado proceso de consolidación bancaria.

Artículos relacionados