DESDE EL PARQUET

Siemens Gamesa, en la buena dirección

Después del de­cep­cio­nante cierre del pa­sado ejer­ci­cio, en el que fue de más a me­nos, Siemens Gamesa pa­rece estar re­cu­pe­rando el in­terés de los in­ver­sores al calor del ex­ce­lente arranque anual del sector de las ener­gías re­no­va­bles.

La recuperación de sus cuentas, la compañía alcanzó un beneficio de 70 millones de euros al cierre de su ejercicio fiscal en septiembre, no fue suficiente para lograr que su cotización salvara el año en positivo. En concreto, en su último trimestre fiscal, la compañía experimentó una notable mejora en el crecimiento de las ventas gracias sobre todo al aumento de la actividad Onshore, la ejecución de proyectos Offshore, así como al impacto de las soluciones de valor añadido de las ventas de servicios en el trimestre.

Hasta esa fecha, la cartera de pedidos de la compañía se situaba sobre los 22.800 millones de euros, superando en un 10% el valor alcanzado en el mismo periodo de 2017. Cifras que sirvieron para compensar la caída del precio de los aerogeneradores y que apuntan a unos muy positivos resultados para este año.

En su debe, sin embargo, el nuevo grupo sigue mostrando algunas sombras en cuanto a la unidad en la gestión por parte de sus principales accionistas. El mercado aún no tiene claro que todos estén remando en la misma dirección para alcanzar los objetivos en su plan de negocio.

Dudas que se reflejan en las bajas valoraciones por parte de los analistas. En general, las recomendaciones se decantan por mantener o por vender a la espera de que vaya cumpliendo sus objetivos en su plan para 2020. Para evitar estos recelos, la compañía ha ascendido a Chistroph Wollny a Director General de Operaciones, cuya función está dirigida a afrontar los retos futuros y reforzar los esfuerzos de reducción de costes.

Entre tanto, a la compañía no se faltan tampoco valedores en el mercado. En su último informe, AFI recomienda sobreponderar los títulos de Siemens Gamesa, con un precio objetivo de 13 euros por acción. Esta valoración supone un potencial alcista del orden del 15% desde su actual precio de mercado, que se suman a las subidas de más de un 7% ya acumuladas en un buen arranque de año.

Artículos relacionados